26 de enero de 2015 / 03:59 a.m.

Un estadio lleno provocó que cuando dio inició el partido entre Leones Negros y Chivas, largas filas permanecían en las afueras del Estadio Jalisco, debido a las medidas de seguridad que se han incrementado. La reventa no faltó ni los detenidos, aunque el saldo al final fue blanco.

Hasta 30 minutos tuvieron que esperar los aficionados para pasar el cerco de seguridad que rodea el inmueble; medidas que se implementaron con el fin de resguardar el orden, pero que generan aglomeraciones, ahí el problema.

En los boletos que se ofrecían en la reventa, muchos eran de "cortesía", por lo que queda la duda de quién pasa los boletos a los revendedores, quienes pedían $350 pesos por esos entradas de la zona baja norte. Otros llegaban a cotizarse en 600, como los de la zona preferente que en precio regular estuvieron en $450.

En cuanto a la seguridad, el saldo fue blanco, aunque antes del inicio del partido hubo tres retenidos por agresiones verbales.

MIGUEL RODRÍGUEZ