28 de enero de 2014 / 02:30 p.m.

Ginebra.- Tensas negociaciones entre el gobierno sirio y la oposición en el exilio se centraban en la transferencia de poder y ayuda a zonas sitiadas en la ciudad central de Homs, al entrar el martes en su quinto día.

El asunto clave de un gobierno de transición que reemplace al presidente Bashar Assad ha bloqueado las posibilidades de progresos en las conversaciones de paz en Siria, descritas por un delegado como "un diálogo de sordos".

Anas al-Abdeh, miembro del equipo negociador de la opositora Coalición Nacional Siria, le dijo a The Associated Press el martes que la transición especificada en el acuerdo de junio del 2012 de la primera ronda de conversaciones en Ginebra "sigue siendo nuestra mayor prioridad".

Pero agregó que los negociadores plantearían además el asunto de enviar ayuda humanitaria a Homs, y dijo que "el régimen insiste en su política de hambruna sistemática".

El foco en la situación humanitaria en Homs y el intercambio de prisioneros son iniciativas que buscan generar confianza. Un acuerdo tentativo fue alcanzado en Ginebra el fin de semana para la evacuación de mujeres y niños atrapados en Homs antes de que lleguen las caravanas de ayuda. El centro de Homs ha estado bajo sitio desde hace casi dos años.

En una declaración dada a conocer el martes, el gobernador Talal Barrazi dijo que la policía, paramédicos y miembros de la media Luna Roja Siria están listos para organizar la evacuación y "esperan la respuesta de la ONU". Pero el mediador de la ONU y la Liga Árabe Lajdar Brahimi dijo que problemas de seguridad están demorando la evacuación.

Elisabeth Byrs, portavoz del Programa Mundial de Alimentos, dijo a la prensa que los camiones estén a la espera para entregar comida y ayudar a aquellos que opten por ser evacuados, pero añadió: "Necesitamos que todas las condiciones de seguridad se cumplan para permitir que vaya esta caravana interagencias".

"La caravana no puede ser sólo una hoja de parra. Necesitamos acceso a todas partes en Siria, a toda la gente que necesita ayuda", dijo.

Una complicación para la ayuda y las evacuaciones es que los negociadores tienen poca influencia sobre los grupos armados que han ganado control desde que la sublevación que comenzó en Siria en marzo del 2011 se ha vuelto una insurgencia.

Louay Safi, miembro del equipo negociador de la oposición, dijo que la coalición propuso el martes en la reunión levantar el sitio rebelde a tres ciudades y aldeas. Se trata de las aldeas chiítas de Nubul y Zahra en la provincia de Alepo y el suburbio capitalino de Adra. Dijo que los rebeldes las han sitiado porque consideraban que eran usadas por fuerzas del gobierno como "rampas de lanzamiento" para atacar Alepo.

Dijo que no ha habido progresos en Homs a causa de temores de que las personas que salgan de la ciudad no van a tener suficiente protección.

Safi dijo que la oposición llevó a la mesa de negociaciones una propuesta para "un gobierno pluralista y democrático", pero objetó una oferta del gobierno de Assad de "desplazar" a los habitantes de Homs a otra área.

"No se puede hacer pasar hambre a la gente y entonces pedirle que se vaya a otro lugar. Hay que permitir el ingreso de alimentos y medicinas", dijo.

AP