2 de marzo de 2013 / 08:12 p.m.

Erika Hernández Gordillo, legisladora por el PANAL, aclaró que no hablará del proceso por el que atraviesa su familiar. “Del SNTE no opinó: Yo no me meto”, indicó.

 

Cuernavaca • Erika Hernández Gordillo, diputada local plurinominal por el Partido Nueva Alianza (PANAL), y sobrina de la ex líder magisterial, Elba Esther Gordillo, aseguró que no se avergüenza de su tía y aseguró que se mantendrá como legisladora en el Congreso del estado de Morelos.

Hernández Gordillo, quien en 2012 asumió como representante popular pese a no tener antecedente alguno en la política estatal, incluso de no tener residencia efectiva en Morelos, dijo que “confía en nuestras leyes” y que no se esconderá de nadie tras el episodio por el que atraviesa su tía Gordillo Morales al tiempo en que anticipó que no dejará la diputación.

En entrevista, la legisladora aseguró que será la única ocasión en que se refiera la proceso judicial que enfrenta la hermana de su mamá, Elba Esther Gordillo Morales, quien se encuentra presa en la ciudad de México acusada por la Procuraduría General de la República (PGR) de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita.

Hernández Gordillo, quien desde el día del encarcelamiento de su tía y líder moral había desaparecido al no asistir a trabajos legislativos y no contestar sus teléfonos, ni el personal ni en su oficina, dijo a un medio de comunicación local, al que le advirtió que sería “la única ocasión” en que hablaría del caso, reconoció que al día siguiente de la aprehensión de Elba Esther viajó a la ciudad de México “a un encuentro familiar donde se platicó del asunto por el que estaba atravesando su tía Elba Esther Gordillo”, aunque advirtió que ya se reincorporó a sus labores legislativas.

"Creo que estamos frente a un asunto jurídico y quiero decir que yo confío en las leyes de nuestro país y en la justicia mexicana", refirió la legisladora al ser cuestionada sobre la naturaleza del caso que mantiene a su tía en la cárcel, y reconoció que el momento jurídico y personal por el que atraviesa Elba Esther afectará políticamente a su partido aunque “aclaró que su tía no es dueña de Nueva Alianza”.

Sobre la respuesta que ha dado el SNTE ante la situación de su tía, prefirió no abundar y quedarse en el lugar común de decirse “respetuosa de las determinaciones del gremio magisterial” donde ya se tomó una decisión. “Yo no me meto”, asentó.

DAVID MONROY / CORRESPONSAL