— ANGÉLICA MERCADO Y OMAR BRITO
24 de abril de 2013 / 01:25 p.m.

 Rosario Robles advirtió ayer ante senadores que no renunciará a su cargo de secretaria de Desarrollo Social por las acusaciones de manipulación electoral de los programas sociales en Veracruz, ""porque yo no he hecho nada indebido, ni estoy en los videos ni en los audios, ni estoy involucrada en lo absoluto"".

En un ambiente tenso y caldeado, que se mantuvo así por más de cuatro horas, Robles ofreció a las diferentes bancadas construir dentro del Pacto por México mecanismos para blindar los programas sociales de los tres órdenes de gobierno.

""Se puede discutir, con la participación de todos los partidos, los mecanismos que nos garanticen y que sean de acuerdo de todos"", dijo Robles al recordar que ya existen iniciativas para acotar la designación de delegados, pero la respuesta de la oposición fue contundente.

El PRD, en voz de Manuel Camacho Solís, le exigió renunciar o pedirle al presidente Enrique Peña Nieto rectificar en su dicho de ""No te preocupes, Rosario"", mientras que el PAN terminó por desconocerla como interlocutora, porque ""ni usted ni el Presidente han estado a la altura"", espetó el panista Luis Fernando Salazar, al tiempo que Roberto Gil añadió que ""debe sentirse muy honrada, secretaria, el presidente Peña la escogió a usted y no al Pacto"".

En conferencia posterior, las bancadas de PAN y PRD refrendaron que a partir de hoy, Robles deja de ser interlocutora de ambos partidos y todos los temas de desarrollo social se abordarán con el Ejecutivo federal , al informar el panista Roberto Gil y la perredista Lorena Cuéllar que pedirán que se forme una comisión especial de seguimiento al caso.

En un salón atiborrado, en el que había más de los 25 senadores de las tres comisiones, Robles explicó su programa de cruzada contra el hambre y sostuvo que los programas no tienen tintes electorales, porque la instrucción presidencial es ""el compromiso absoluto de que los programas sociales no se manejen con un carácter electoral"".

""Nosotros actuamos de manera inmediata, hay miles de denuncias sobre el manejo electoral, no es la primera vez de los programas sociales, es algo que está permanentemente una y otra vez durante los procesos electorales"", dijo, al destacar que el municipio de Boca del Río, Veracruz, no está dentro de la cruzada contra el hambre.

Seguía abundando, pero el panista Roberto Gil ubicó el debate y le dijo: ""usted fue llamada al Congreso a dar cuenta y rendir explicaciones sobre el caso de Veracruz"".

En su turno, el perredista Alejandro Encinas criticó que México intente copiar el programa Hambre Cero de Brasil y acusó que a diferencia de ese país, ""aquí tiene un alto contenido político electoral"".

Por el PAN, Adriana Dávila exhibió un organigrama hecho por la Subsecretaría de Desarrollo Social y Humano, en el cual se hacen notar las entidades más importantes en materia electoral, vinculados con la instalación de instancias infantiles.

Le preguntó a la funcionaria si sabía de ello, al agregar que el PAN tiene detectados grandes grupos en municipios, zonas, regiones con estructuras de gobierno locales no para beneficiar a los más pobres, “lo que más les interesa es ganar una elección como sea”.

""Con tristeza sabemos que el problema es mediático, porque vende mucho y bien, y en este tema el gobierno ha tenido un manejo casi magistral, como de telenovela”", remarcó la tlaxcalteca, al puntualizar que para el PAN ""usted no tiene autoridad moral para dirigir la política social del país"".

La priista Cristina Díaz le exigió concluir, subiendo la voz hasta gritonearle, porque Dávila no soltaba el micrófono.

Vendría Manuel Camacho Solís, quien afirmó que el ""No te preocupes, Rosario"" marcará la presidencia de Peña Nieto y retó a Robles a tomar una decisión para salvar esta crisis política: ""O usted renuncia, que me parece no sería lo más importante, o tiene la valentía que dice para decirle al Presidente que se equivocó y que rectifique"".

Robles respondió: ""Yo no tengo porque renunciar, porque no he hecho nada indebido ni estoy en los videos ni en los audios, ni estoy involucrada en lo absoluto"".

Advirtió que no le temblará la mano para cesar a cualquier funcionario que haga uso electoral de los programas.

Hizo notar que insistir en su renuncia sería como si en el pasado se le hubiera pedido al panista Juan Molinar renunciar por el caso de la guardería ABC y puntualizó que en Desarrollo Social hay un solo jefe, que es el Presidente.