28 de mayo de 2013 / 07:40 p.m.

Ciudad de México • La denuncia y la investigación que se efectúan en contra del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, no son una revancha política, aseguró el actual mandatario del estado, Arturo Nuñez.

“El gobierno federal fue el que detectó las irregularidades, nosotros las confirmamos y las ampliamos, este no es un asunto de partidos, es un asunto de recursos públicos de honorabilidad o de delitos, de manera que en modo alguno hay el menor asomo de que se trate de un ajuste de cuenta partidista”, remarcó.

Entrevistado al término de la instalación del Comité Nacional de Protección Civil, el mandatario estatal aseguró que la investigación sigue y Granier deberá acudir a comparecer como indiciado este 30 de mayo ante las autoridades judiciales, proceso del cual fue notificado a través de su abogado acreditado.

En tanto, sobre el mismo tema, el secretario de gobernación, Miguel Osorio Chong, remarcó que el asunto de la investigación del tabasqueño no corresponde a una venganza política y que el gobierno federal dará las facilidades necesarias para los procesos en contra de quien resulte responsable por el presunto desvío de fondos en el estado de Tabasco.

Miriam Castillo