28 de julio de 2013 / 04:47 p.m.

México • En su nombre lleva el sino. Hijo de Presidente, empresario, político, escritor. Priista de toda la vida. Es uno de los testigos más privilegiados del poder y el quehacer político.

¿En política hay que comer sapos sin hacer gestos?

Y sonreír.

¿En qué libro nos recordó esa frase?

En Si el águila hablara.

¿Y a qué saben los sapos?

Hay que tragárselos… no saben a nada.

¿De tanto comerlos, se le volvió un gusto?

No, francamente no.

¿Y el poder?

El poder hay que conocerlo y respetarlo.

En fin ¿ha habido un hombre más completo que usted?

Debe haber muchos en el mundo.

¿Con dinero?

Hay que tener algo de dinero siempre… y guardarlo.

Ha tenido hasta la mujer más hermosa del mundo…

¡Eso sí!

Falta que nos diga que es feliz.

Soy feliz. Tengo una familia que me ha hecho muy feliz.

Por cierto ¿el abolengo se hereda o también se compra?

En algunos casos se puede comprar pero yo creo en el que se hereda.

¿También diría que básicamente es un hombre honesto?

Yo diría que sí.

¿De dónde lo aprendió?

Lo aprendí de mis padres.

¿Corrupto?

No.

¿Corruptor?

Tampoco.

¿Hay que comer sapos crudos, don Miguel?

Y tragarlos.

El hijo del cachorro de la Revolución.

Es muy difícil tenerlo fácil.

¿Logró superar la sombra de su padre?

Más que superarlo trato que se sienta orgulloso de su hijo donde quiera que esté.

¿Que vivió en Los Pinos de muy joven, no?

Exactamente, cuando llegué tenía 15 años.

¿Ahí, mucha intriga palaciega?

Sí. Sobre todo una falsedad que a la vida de los jóvenes les afecta para siempre. No sabe uno quién es su amigo, quién es su novia, quién un maestro justo. No sabe uno quién lo protege hasta el día siguiente que termina el sexenio.

¿Eso que lo escuchen los hijos del presidente Peña?

Sería muy conveniente.

¿Y ya nos puede decir qué le hicieron a María Félix?

En qué sentido…

Ella siempre calificó al gobierno de su padre de corrupto.

Que yo sepa, no.

¿Lo fue?

No. Lo que sabía es que le achacaban a mi padre que era novio de María Félix, lo cual tampoco era verdad.

¿Mujeriego?

Mi padre, sí.

Hablando de nostalgias, ¿cuándo desistió de buscar la Presidencia?

Al día siguiente que terminó mi padre de ser Presidente.

¿Es verdad que Salinas lo detuvo?

Salinas no me detuvo en mi carrera. Él sabía que mi aspiración era ser senador o gobernador de Veracruz.

Si el águila hablara, don Miguel…

Si el águila hablara conoceríamos muchos de los secretos de la Presidencia de la República.

¿Qué diría, por ejemplo, del regreso del PRI?

Estaría muy contenta por los cambios que ha sufrido el PRI.

¿Y alguna vez el PRI se fue?

No, en los corazones de todos los mexicanos queda un cachito de PRI.

¿Es el regreso del presidencialismo?

Estamos viviendo en otra época, no podemos comparar.

¿Es cierto que su padre combatió los cacicazgos locales?

Sí.

¿Y ahora le preocupa el poder de los gobernadores?

No me preocupa, se podría llegar a un federalismo y cada quien sería mucho más responsable.

¿Enrique Peña les debe el triunfo?

No, él llegó aparte.

¿Deben los gobernadores pagar lo que deben?

Sería una muy buena solución para mantenerse autónomos.

¿Viene otro Fobaproa por deudas estatales?

No creo.

Curioso, usted nació un 18 de marzo: ¿privatizar Pemex ha de estar en su destino?

Que yo sepa, el proyecto que existe no trata de privatizar nada. Simplemente se trata de financiar. No hay que confundir la vaca con los que la ordeñan.

¿Qué empresarios están ya interesados en Pemex?

Debe haber muchos, pero no los conozco.

¿Es verdad que hay un lobby de los empresarios regiomontanos?

No lo creo, ellos tienen otros intereses.

A propósito ¿ha pagado a políticos por algún servicio?

No.

¿Se acuerda del pase de charola, don Miguel?

Me acuerdo muy bien. Ese fue un error que cometió el presidente Salinas. Ahí tuvimos que renunciar todos…

¿Y se habrá robado de la partida secreta?

No lo sé… es secreto.

Si el águila hablara, don Miguel…

Si el águila hablara podría decir muchas cosas.

Por cierto, ¿con el PRI de ahora se puede negociar?

Claro que sí.

¿Con este Presidente se puede confiar?

Se puede confiar.

¿Le preocupa su operación?

No. Creo que no tiene mayor importancia, conozco a muchos que han sido operados de lo mismo.

¿De ahí saldrá más fuerte o más debilitado?

Eso hay que preguntárselo cuando salga, yo espero que salga más fuerte.

¿No estará midiendo su fuerza?

No creo.

¿Alguien lo detendrá?

No tienen por qué detenerlo, lo que él tiene que hacer es convencer a la mayoría.

¿Michoacán es un aviso, una amenaza o un laboratorio?

Para mí es una sorpresa. Debería ser un estado lleno de política progresista y no de armas.

¿Estado fallido?

No, tampoco.

¿Qué justifica ahí la matanza reciente?

La matanza no la justifica nada, pero fue en defensa propia.

¿Sabrán que la violencia genera más violencia?

Se sabe, pero a veces es necesario porque el desorden causa más violencia.

¿Dónde quedó la política?

Yo creo que en medir consecuencias.

¿Estarán seguros que todos los muertos ahí son criminales?

Pues aparentemente sí, presuntos criminales.

¿Y así merecen morir?

Si atacan y uno se defiende, pues está… permitido.

¿Estará desesperado Osorio Chong?

No creo.

¿Se equivocó?

Eso sí.

¿Qué le recomendaría?

Nada. Yo ya no recomiendo nada a nadie.

¿Tragar sapos crudos?

Eso, aunque no se lo recomiende, lo tiene que hacer.

¿Le recomendaría negociar con el narco?

No.

¿No siente que se desborda la criminalidad?

Tampoco. La gente aprovecha el miedo o el temor y ahora cualquiera se siente criminal organizado.

¿A usted lo han secuestrado?

No, yo no soy secuestrable; yo soy matable.

¿Por qué?

Porque no me voy a dejar que me secuestren.

¿Algún familiar?

Puede ser.

¿Vive seguro?

Vivo seguro.

Si el águila hablara, don Miguel…

Como la conozco… la respeto y me respeta.

En Veracruz, ¿desde su gobierno se infiltró el narco?

No creo.

Tan fértiles que son sus tierras…

Sí, y es una tristeza que tengamos que importar comida.

¿No decían que protegió a Osiel Cárdenas y Albino Quintero?

Ni los conozco.

¿Y ahora ya conoce a sus vecinos?

Sí, la casa no era de ellos. Era de un zeta de mucho dinero que vivía en Tamaulipas.

Por cierto ¿dónde está Fidel Herrera?

Esa es una buena pregunta: no sé, hace mucho que no lo veo.

¿Sigue contando con su apoyo?

Nunca lo necesitó.

¿Se arrepintió?

En algunas cosas, sí.

¿Ya vio qué Veracruz dejaron?

Sí, ya lo vi.

¿Le da gusto?

¡Nooo!

¿Duarte qué cuentas está ofreciendo?

Se está quitando de encima a muchos que lo presionan constantemente.

¿Incluso a la prensa?

Con la prensa no creo que tenga ningún problema directo.

Por cierto ¿cómo empresario le interesa combatir la corrupción?

Sí.

¿No sobreviven de ella?

No.

¿Paga sus impuestos?

Todos.

¿Ha visto a Videgaray?

Sí, lo he visto.

¿No será de los que andan animados por un nuevo canal?

No.

¿Con la experiencia que tuvo en Televisa?

No es mi interés. Ese ciclo ya lo cerré.

Hablando de vuelos ¿suele viajar por Interjet?

Por supuesto que sí.

¿No le ha tocado un chicle en la comisura de un asiento?

No hay chicles.

¿Se ha podido reclinar a gusto?

Muy a gusto.

¿Tan a gusto como el servicio que ofrecen?

¡Exactamente!

A propósito, ¿le gusta la competencia?

Es necesaria, de lo contrario no estaría uno perfeccionando todos los días.

¿Le gustan los monopolios?

No.

¿Ni a la mexicana?

Ni a la mexicana.

Sigamos serios, ¿a quién le conviene dejar a Mexicana de aviación como está?

No lo sé. Creo que a nadie porque deja a miles de trabajadores en la calle.

¿Por qué no la compró?

Porque no me interesa.

Si el águila hablara, don Miguel…

Si el águila hablara se daría cuenta que a mí me gusta crear, no comprar algo que está en quiebra.

¿Cuál es la última pieza de arte que ha adquirido?

La última que adquirí fue una langosta azul, de Picasso.

En fin, ¿qué le falta por hacer?

Muchas cosas: quisiera escribir, pintar, llegar a volar a todos los rincones del país que es a lo que aspiro…

¿Nos dirá que es un padre cariñoso?

Sí, un padre es aquel que sabe que en los primeros 11 años hay que ser cariñoso, después ser un maestro hasta los 15 o 16. Y a partir de esa edad, ser su mejor amigo.

¿Y a todos sus hijos los atendió por igual?

A todos.

¿Eso que lo escuchen todos?

Que lo escuchen todos.

¿Incluso el águila?

¡Sobre todo el águila!

Y si el águila hablara, ¿qué diría de usted?

Diría, como viene en el libro, que debería escribir otro que se llame Y la serpiente dijo.

 — TRAGALUZ POR FERNANDO DEL COLLADO