22 de enero de 2015 / 02:40 p.m.

Martin Odegaard, nuevo centrocampista del Real Madrid, aseguró este jueves, durante su presentación oficial como jugador blanco, que no siente la "presión" por pertenecer a la entidad madridista después de jugar en el Stromsgodset noruego.

Odegaard, de tan solo 16 años, se entrenará con el primer y el segundo equipo del Real Madrid y, salvo que el técnico Carlo Ancelotti lo requiera, jugará con el filial merengue en Segunda División B. Es el pacto al que ha llegado con su nuevo club, que tendrá en sus filas a un futbolista que tiene fe en sí mismo.

"No, la presión no la siento, pero bueno. Es muy distinto jugar para Real Madrid que para el Stromsgodset. Es un juego que voy a intentar disfrutar al máximo. Es una ventaja tener un segundo equipo con un muy buen nivel con un entrenador (Zinedine Zidane) que ha sido de los mejores del mundo. Eso fue importante también", señaló.

Odeggard, que esta mañana pasó el reconocimiento médico sin problemas, desveló que su padre, entrenador en Noruega, fue muy importante en su desarrollo profesional y destacó que es un sueño para él haber llegado hasta el Real Madrid.

"La razón de venir aquí es la mejor posibilidad para desarrollarme. El Real Madrid tiene las mejores condiciones deportivas para ello. Para mí, lo sentía como la mejor opción para desarrollarme como jugador tanto en mi vida deportiva como personal. El club tiene las mejores posibilidades para mí", insistió.

"Voy a entrenar un poco con el primer equipo y un poco con el Castilla. Si Ancelotti me quiere usar para el primer equipo, estaré encantado. Si no, estaré encantado de jugar con el Castilla", apuntó.

Cuestionado por cuál es su jugador favorito del Real Madrid fue contundente al responder que el portugués Cristiano Ronaldo, pero dejó claro que todos en el club "tienen mucha clase" y citó a Gareth Bale e Isco Alarcón como sus preferidos "entre muchos otros".

Asimismo, no quiso desvelar la charla que mantuvo con Cristiano Ronaldo cuando se entrenó hace algo menos de un mes con el primer equipo, pero sí quiso pronunciarse sobre quién es mejor entre el portugués y Lionel Messi: "De momento me quedo con Cristiano", manifestó.

"Todo esto es un sueño que se cumple para mí. Es increíble. Me parece increíble. Estoy listo para el club más grande del mundo y es un honor. Todo el año ha sido increíble. Ha sido mejor de lo esperado, todo más rápido de lo que esperaba. Ha sido un año increíble y este no empieza mal. Estoy muy contento", indicó.

Por último, se describió como un jugador al que le gusta "tener la pelota, el toque" y reconoció que su nueva etapa profesional será "muy exigente". "Tengo ganas de empezar a entrenar", sentenció.

AGENCIAS