MIRIAM CASTILLO
23 de abril de 2013 / 08:35 p.m.

Puebla • El presidente, de México, Enrique Peña Nieto, advirtió que el gobierno federal no tolerará el uso electoral de los programas sociales, por lo que se comprometió a que éstos se apeguen estrictamente a sus reglas de operación para evitar desvíos o manejos sesgados de los recursos. Al mismo tiempo, llamó a todos los partidos políticos a hacer un blindaje “auténtico y real” de éstas políticas.

También reiteró la apertura que tiene su gobierno para superar las diferencias “de carácter coyuntural” sobre el Pacto por México para seguir trabajando sobre los proyectos.

“En democracia es natural que existan diferentes opiniones. Nuestras normalidad democrática permite la posibilidad de disentir pero también de dialogar y asumir compromisos en favor de la nación”, dijo el mandatario.

Al abundar sobre la intención del gobierno federal de mantener un control sobre los programas sociales para que lleguen a quien lo necesita, señaló:

“El gobierno de la República asume cono firme compromiso vigilar que nadie, nadie lucre con las carencias y necesidades de las personas. Por eso, este gobierno no tolerará el uso electoral de los programas sociales”.

En medio de la polémica desatada por la denuncia del PAN del uso de recursos con fines electorales en el estado de Veracruz, en contra de la titular de la Sedesol, Rosario Robles, y el gobernador del estado, Javier Duarte, el Presidente abrió un espacio para con los partidos con el fin de delimitar las reglas que regulen el uso de los recursos.

“Hoy reitero la firme determinación del gobierno de la República para encontrar este espacio de diálogo, con todas las fuerzas políticas, para que establezcamos los mecanismos que blinden el uso de los programas sociales que en los tres órdenes de gobierno se lleven a cabo”, dijo el mandatario, quien estuvo acompañado en el presidium por la titular de la Sedesol.

Después de la cancelación de la ceremonia para presentar la reforma financiera como parte del Pacto por México, tras desencuentros con el presidente del PAN, Gustavo Madero, el Presidente Enrique Peña reconoció la vida democrática del país y dijo que “es natural que existan diferentes opiniones”, por lo que señaló que el Pacto por México no está exento de tensiones.

“El gobierno de la República abre este espacio para privilegiar un diálogo franco, abierto, que nos permita superar cualquier diferencia de carácter coyuntural y sobretodo seguir avanzando en el desarrollo de los proyectos que nos hemos trazado”, expresó.