AP 
22 de febrero de 2017 / 11:12 a.m.

KUALA LUMPUR.- Las sospechosas del envenenamiento mortal de un miembro exiliado de la familia gobernante de Corea del Norte fueron aleccionadas para untarse las manos con un producto tóxico para luego restregarlas por el rostro de la víctima, afirmó el miércoles la policía malasia.

Pero la embajada norcoreana en Malasia ridiculizó el miércoles la versión policial sobre la muerte de Kim Jong Nam y demandó la inmediata puesta en libertad de las dos "mujeres inocentes", alegando que no es posible que lo envenenaran.

Sobre la presencia de un producto tóxico en las manos de las acusadas, el comunicado de la delegación de Pyongyang se preguntó: "¿Cómo es posible que esas sospechosas puedan seguir vivas?". Según la investigación, las mujeres — una indonesia y la otra vietnamita — se lavaron las manos poco después del incidente.

El inspector general de policía, Khalid Abu Bakar, dijo a la prensa antes en el día que las autoridades buscan a dos nuevos sospechosos norcoreanos, incluido el segundo secretario de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur y un empleado de la aerolínea estatal norcoreana, Air Koryo.

"Esperamos que la embajada coreana coopere con nosotros, nos permita entrevistarlos y entrevistarlos con rapidez", dijo. "Si no, tendremos que obligarlos a venir a nosotros".

LA HIPÓTESIS
Sospechosos norcoreanos, afirmó, colocaron un líquido tóxico sobre las manos de las dos mujeres que después lo restregaron en el rostro de Kim Jong Nam. El fallecido, hermano por parte de padre del mandatario norcoreano, fue atacado el 13 de febrero en una terminal de salidas para compañías de bajo costo del aeropuerto de Kuala Lumpur. La sustancia empleada sigue siendo desconocida, pero fue lo bastante potente como para matar a Kim antes de que pudiera llegar a un hospital.

Las mujeres sabían que manejaban materiales venenosos en el ataque y que recibieron instrucciones de que se lavaran las manos, dijo Khalid. Las imágenes de seguridad muestran cómo las dos se alejan de Kim con las manos apartadas del cuerpo.

Las sospechosas habían practicado el ataque en dos centros comerciales de Kuala Lumpur, añadió.

El jefe de policía no pudo confirmar que el gobierno norcoreano estuviera detrás del suceso, pero añadió que "lo que está claro es que los implicados son norcoreanos".

La policía ya ha detenido a cuatro personas en relación con el ataque: un malasio, un norcoreano y las dos mujeres, que son una indonesia y una vietnamita.

¿UNA BROMA?
Al menos una de las mujeres dijo que fue engañada y que creía participar en un programa de bromas para televisión. Khalid rechazó ese argumento, afirmando que "esto no es como rodar una película".

La policía busca a otros siete norcoreanos sospechosos en relación con el ataque, incluidos los dos anunciados el miércoles. Se cree que el empleado de la embajada y el trabajador de la aerolínea están entre tres norcoreanos prófugos en Malasia.

Se cree que los otros cuatro norcoreanos huyeron de Kuala Lumpur poco después del ataque. Las autoridades creen que están de vuelta en Pyongyang y que son ellos los que proporcionaron la toxina, dijo Khalid.