AP Y REUTERS
25 de agosto de 2016 / 11:43 a.m.

ITALIA.- Una fuerte réplica de magnitud 4.3 grados estremeció la zona del terremoto reciente en Italia, causando aun más daños a estructuras que ya fueron averiadas el día anterior.

La réplica causó el colapso parcial de un edificio, generando espesas columnas de humo blanco y sembrando el pánico en el poblado de Amatrice.

Los cuerpos de rescate corrigieron la cifra de víctimas del terremoto a 241, luego que una de las regiones afectadas ajustó sus cuentas.

La directora de operaciones Immacolata Postiglione dijo que no eran 247 los muertos como se había reportado antes. Fue el poblado de Arquata, en la región de Le Marche, que corrigió su cifra.

La gran mayoría de las víctimas, 195, son de los poblados de Amatrice y Accumuli, en la región de Lazio, más cerca de Roma.

Funcionarios dijeron que es probable que se confirmen más decesos mientras avanza la operación de búsqueda.

Muchas personas amanecieron asustadas el jueves, tras pasar la noche en automóviles o tiendas de campaña mientras la tierra seguía temblando bajo sus pies, ya que cientos de réplicas siguieron. Dos de ellas alcanzaron magnitudes 5,1 y 5,4 justo antes de la salida del sol.

"No he dormido mucho, porque estaba realmente asustado", dijo Arturo Onesi, de 70 años, de la población de Arquata del Tronto, que pasó la noche en una tienda de campaña para sobrevivientes y socorristas.

El movimiento telúrico fue tan potente que se sintió en Bolonia al norte y Nápoles al sur, ciudades que están a más de 220 kilómetros de su epicentro.

Muchos de los muertos y heridos estaban pasando sus vacaciones estivales en las cuatro localidades más golpeadas -Amatrice, Pescara del Tronto, Arquata del Tronto y Accumoli-, en las que aumenta la población hasta 10 veces en el verano boreal. Esto hace más difícil elaborar un registro de los fallecidos.

Se cree que entre los muertos hay un español, cinco rumanos y varios extranjeros más, algunos de ellos cuidadores de ancianos, dijeron funcionarios.