AP
5 de mayo de 2017 / 03:25 p.m.

COLUMBUS.- La dicen la “muerte gris” por su aspecto parecido al cemento: es un nuevo y peligroso opioide que agrava el panorama de las adicciones en Estados Unidos.

Se trata de una droga de venta callejera que ha generado sobredosis en Alabama, Georgia y Ohio. Tienen distintas consistencias que van desde un material duro hasta un polvo fino.

La sustancia es una mezcla de varios opioides a los que se atribuye miles de sobredosis fatales, incluidos heroína, fentanilo y carfentanilo --usada a veces para tranquilizar animales grandes como elefantes-- con un opioide sintético conocido como U-47700.

“La ‘muerte gris’ es una de las combinaciones (de sustancias) más temibles que he visto en mis 20 años de análisis forense de la composición de drogas”, señaló Deneen Kilcrease, director de la sección de química del Buró de Investigaciones de Georgia.

El usuario desconoce los ingredientes y las concentraciones de la muerte gris, lo que la hace particularmente peligrosa, según Kilcrease.

La Administración de Control de Drogas ubicó el año pasado al U-47700 entre las drogas más peligrosas, diciendo que había causado decenas de muertes, sobre todo en Nueva York y Carolina del Norte.

La “muerte gris” es mucho más potente que la heroína, de acuerdo con el Gulf Coast High Intensity Drug Trafficking Area. Los usuarios se la inyectan, la tragan, la fuman o la inhalan por la nariz.

Se reportaron al menos 50 casos de sobredosis mortales en Georgia en los últimos tres meses, la mayoría de ellos en Atlanta y sus alrededores.

La “muerte gris” se suma así a una serie de productos que combinan heroína y otros opioides como fentanilo, que circulan desde hace algunos años.

“Generalmente, uno puede preguntarle a nuestros científicos ‘¿qué encontraron?’ y ellos te van a decir heroína o fentanilo”, expresó el procurador general del Ohio, Mike DeWine. “Ahora observan la droga y te dicen ‘no sabemos qué tiene’. Al menos al principio”.

Estas mezclas mortales son una de las características salientes de la epidemia de heroína y opioides que vive el país y que según el gobierno produjo 33 mil sobredosis fatales en el 2015.