3 de marzo de 2015 / 04:03 p.m.

Los clubes de la primera división griega se pusieron de acuerdo este lunes sobre las medidas que adoptarán para hacer frente a la violencia en los partidos de fútbol, que condujo a la suspensión de la liga la pasada semana.

Los presidentes de los clubes decidieron poner en marcha la entrada electrónica, que permite conocer la identidad del comprador y su ubicación en el estadio, colocar cámaras de seguridad en los campos y armonizar las penas disciplinarias de la liga con las de la UEFA.

Además decidieron dar orden a los árbitros de interrumpir inmediatamente el partido en caso de irrupción de aficionados en el campo.

La Superliga, la asociación de los clubes de primera división, decidió asimismo prohibir el transporte de los aficionados hasta el final de la temporada y pedir al Gobierno el aumento de las prerrogativas del personal de seguridad de los clubes a las entradas de los estadios.

"Conseguimos una decisión unánime. Estamos dispuestos a poner todo de nuestra parte para que el campeonato termine sin problemas y se pongan en marcha nuestros compromisos para hacer frente a la violencia", declaró el presidente de Olympiacós, Evángelos Marinakis, tras la reunión de Superliga.

El presidente de Panathinaikós, Yanis Alafuzos, rival eterno de Olympiakós, recalcó que las decisiones "para hacer frente a esta situación muy desagradable" se tomaron todas por unanimidad y contemplan, entre otras medidas, agravar las penas a los clubes en caso de violencia de sus seguidores.

La liga fue suspendida después de un partido violento entre ambos equipos, el pasado 21 de febrero.

Minutos antes de comenzar el derbi, 50 aficionados radicales del Panathinaikós saltaron al terreno y lanzaron objetos a los jugadores del Olympiacós que empezaban el calentamiento.

El ministro adjunto de Deportes, Stavros Kondonís, anunció el pasado miércoles la suspensión del campeonato hasta que se apliquen las medidas previstas por la ley contra la violencia.

El titular de Deportes recalcó que el Gobierno "tomará todas las medidas necesarias para completar la legislación, muy incompleta, con el objetivo poner fin a la violencia".

La única de las medidas que exigió Kondonís y que no se cumple con la decisión de Superliga es la eliminación de las peñas de los clubes.

AGENCIAS