17 de julio de 2014 / 03:19 p.m.

Brasil.- Los rumores sobre que no se entregarán a tiempo las instalaciones para los Juegos Olímpicos de 2016 son fuertes, pero el gobierno de Río de Janeiro, sede del evento, asegura que cumplirá en tiempo y forma.

De las 13 instalaciones (con un total de 52 obras) a construirse o remodelarse, sólo tres están terminadas: el Estadio Maracaná (sede de la Final del Mundial), el Sambódromo y el Parque de los Atletas.

Otras cinco están en obra: el Estadio Olímpico Joao Havelange (se ampliará su capacidad, entre otros detalles), el Parque Olímpico, la Villa Olímpica, el Parque Olímpico de Deodoro y el Campo de Golf.

Muchos de ellos tienen fecha de entrega para el inicio de 2016. Mientras que cinco más apenas iniciarán su remodelación: el centro de voleibol (Maracanazinho), el centro de polo acuático Júlio de Lamare al que se le modificará la piscina principal y el estacionamiento, entre otras cosas; así como la modernización de Marina de Gloria (lugar para vela), además del Riocentro y del estadio de remo al que se le hará una nueva torre de llegada, así como cubiertas flotantes.

A instalaciones como el Parque Acuático María Lenk o la Arena HSBC, solo se les están afinando detalles, ya que fueron heredadas de los Juegos Panamericanos del 2007. La inversión para todo ello se calcula en más de 25 mil millones de reales.

Es el mismo caso del Estadio Joao Havelange, donde se llevarán a cabo las pruebas de atletismo y que es una de las construcciones que brillaron hace siete años, por lo que únicamente se le están montando las arquibancadas superiores en las alas norte y sur, con lo que se cerrará el anillo superior.

A lo lejos, se puede apreciar la enorme maquinaria que se está utilizando para esto; asimismo, tendrá 15 mil lugares más de los 46 mil 931 con los que ya cuenta.

Todo lo que se haga para el ya mencionado evento, tendrá un beneficio para la población, ya que se dice, la Villa Olímpica será una zona habitacional, como ocurrió en los Panamericanos.

El campo de golf, que estará a unos cinco kilómetros de la Villa, se ocupará para promover un deporte al que pocos pueden acceder, precisamente por la falta de espacios, según se ha anunciado oficialmente.

Sin embargo, al llegar al Parque Olímpico, ubicado en la zona de Barra, es evidente el retraso en las obras. El lugar está bardeado por completo, y adentro la tierra escarbada luce con cierto tono rojizo y con varillas que se empiezan a colocar.

Hay algunas construcciones que han tomado forma, pero muchas de las instalaciones en esta área aún no existen. Por ello, dicen los reportes oficiales, se trabajará a marchas forzadas para que todo esté a tiempo. Incluso, no descartan contemplar los días no laborables para seguir avanzando.

Hay que recordar que la sede de los Olímpicos hace dos años, Londres entregó su proyecto en 2010, con mucho tiempo de anticipación, de ahí la presión que se ha ejercido sobre Río de Janeiro que a menos de dos años todavía no está cerca de terminar.

Para el Mundial, con mucha prisa y problemas en el camino, se entregaron los estadios. Para los Olímpicos se espera algo distinto, aunque la realidad puede alcanzar a Brasil de nuevo.

FOTO: ReutersMILENIO DIGITAL/MINELLI ATAYDE