14 de enero de 2015 / 12:03 a.m.

Nueva York.- El consejo directivo de correccionales de Nueva York decidió este martes eliminar el confinamiento solitario para menores de 21 años en la prisión de la isla de Rikers, que se convierte en la primera de Estados Unidos en tomar esta medida.

En un comunicado, el consejo directivo informó que la decisión, aprobada por unanimidad entre sus siete miembros y respaldada por el comisionado de la prisión, Joseph Ponte, entrará en vigor en enero de 2016.

El consejo también anunció que fue aprobada la construcción de una nueva ala de dormitorios para los reos de mayor peligrosidad, lo que evitará enviarlos a celdas aisladas como método de control y seguridad.

Pese a que numerosos estudios académicos apuntan a que el confinamiento solitario tiene un efecto devastador en las personas, en especial en los jóvenes, entre los que puede detonar o agravar enfermedades mentales, su uso es extendido en las cárceles del país.

El uso del confinamiento solitario y de la violencia en general como método de control de presos es especialmente severo en Rikers, según un informe elaborado en agosto pasado por autoridades federales.

El estudio denunció el uso de fuerza "excesiva e innecesaria" contra los presos adolescentes de sexo masculino, en medio de "una cultura de la violencia profundamente enraizada" en Rikers, una isla situada entre los condados de Bronx y de Queens.

El documento apuntó que el personal hace uso con "alarmante frecuencia" del confinamiento solitario por periodos excesivos, que pueden sumar varios meses, y que muchos de los adolescentes encarcelados padecen enfermedades mentales.

En un comunicado por separado, el alcalde neoyorquino Bill de Blasio aplaudió la medida, que, dijo, coloca a Rikers al frente del esfuerzo nacional para reformar las cárceles en el país.

De Blasio reconoció que durante años la ciudad ha encerrado a personas sin ofrecerles adecuados programas y tratamientos para cambiar su conducta y sus reacciones violentas.

"Bajo el liderazgo del comisionado Ponte hemos terminado el uso excesivo de la segregación punitiva, comenzamos a ofrecer mejores programas y opciones de tratamiento, y estamos atentos a prácticas basadas en evidencias que nos conducirán a un sistema más seguro y más humano", afirmó De Blasio.

FOTO: Especial

NOTIMEX