REUTERS 
28 de febrero de 2017 / 09:57 a.m.

ESTADOS UNIDOS.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró en una entrevista que su predecesor, Barack Obama, está detrás de las filtraciones y de las protestas contra él, aunque reconoció que tiene un problema transmitiendo su mensaje.

En una entrevista con el programa matinal Fox & Friends, Trump se refirió a las protestas contra legisladores republicanos y a las filtraciones de informaciones sobre su equipo de gobierno: "creo que el presidente Obama está detrás de ellas, su gente está sin duda detrás".

Trump aseguró que tienen "algunas ideas" sobre quién o quiénes están filtrando información a la prensa sobre el funcionamiento de la nueva Casa Blanca o de algunas agencias del gobierno y reiteró que aún tienen a "gente de otros gobiernos, de otras administraciones".

Trump también se refirió a una información de la publicación Político que asegura que el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, revisó los teléfonos de su personal para confirmar que las filtraciones no venían de su departamento.

"Sean (Spicer) es un buen ser humano. Yo lo habría hecho de otra manera, pero estoy de acuerdo con ello", aseguró Trump.

Reconoció que su "mensaje no es bueno" y se da una calificación "C o C+" (un aprobado raspado), pero considera que tiene una A (sobresaliente) en "esfuerzo" y "logros".

"Cuando veo historias sobre que Donald Trump no ha llenado centenares de puestos (de funcionarios públicos en agencias clave), eso es porque, en muchos casos, no queremos llenar esos puestos", indicó Trump.

El nuevo presidente, con solo algo más de un mes en su puesto, ha prometido reducir el número de funcionarios públicos, aunque los medios y analistas siguen sorprendidos por su falta de personal de alto perfil en ministerios como el Departamento de Estado o de Defensa.

El mandatario dijo que posiblemente esas posiciones quedarán vacías. "¿Qué hace toda esa gente? No necesitamos tantos cargos en el gobierno", comentó.

Trump firmará hoy una orden ejecutiva para reevaluar una norma aprobada durante la presidencia de Barack Obama, para proteger a pantanos y riachuelos de la contaminación.

Una fuente oficial dijo que la orden instruirá a la Agencia de Protección Ambiental y al Cuerpo de Ingenieros del Ejército a reevaluar la norma que redefinió "los cuerpos de agua de Estados Unidos" que deben ser protegidos.