REUTERS
10 de mayo de 2016 / 09:17 a.m.

Washington. - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará Hiroshima a fines de este mes, transformándose en el primer mandatario en ejercicio de su país en llegar a la ciudad japonesa desde la Segunda Guerra Mundial, pero no ofrecerá una disculpa por el uso de una bomba atómica sobre dicha urbe, dijo la Casa Blanca el martes.

Sin embargo, la visita de Obama el 27 de mayo junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, "pondrá de relieve su compromiso continuo con la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

"No va a revisar la decisión de utilizar la bomba atómica al final de la Segunda Guerra Mundial. En cambio, ofrecerá una visión de futuro centrada en nuestro futuro compartido", escribió el asesor adjunto de Seguridad Nacional Ben Rhodes en un blog independiente.

La visita de Obama se enmarca en la gira que realizará el mandatario entre el 20 y 28 de mayo a Japón para asistir a la cumbre del G-7, y también a Vietnam, en su décimo viaje a una región que ha desempeñado un papel importante en su denominada política del "pivote asiático", que busca contener la influencia geopolítica de China.

En abril el secretario de Estado John Kerry visitó Hiroshima. El diplomático recorrió el museo de la paz con otros cancilleres Grupo de los Siete y participó con ellos en un servicio conmemorativo anual, a un paso de donde cayó la bomba.

Un avión de combate estadounidense lanzó una bomba atómica sobre Hiroshima hace 71 años al final de la Segunda Guerra Mundial y ha habido preocupaciones respecto a que la visita del presidente estadounidense podría ser polémica en su país si ofrecía una disculpa.

La bomba lanzada el 6 de agosto de 1945 mató instantáneamente a miles de personas y a cerca de 140 mil a fines de ese año. Nagasaki fue bombardeada el 9 de agosto de 1945, lo que provocó la rendición de Japón seis días después.