NOTIMEX
10 de mayo de 2016 / 06:02 p.m.

Estados Unidos.- La Casa Blanca descartó hoy que el presidente Barak Obama ofrezca disculpas al pueblo de Japón por el bombardeo atómico de 1945, cuando en agosto próximo sea el primer presidente de Estados Unidos que visite la ciudad de Hiroshima.

“Esta es una pregunta que los historiadores deberán considerar, y es una línea para un cuestionamiento totalmente legítimo”, dijo el vocero presidencial Josh Earnest, e indicó que la presencia del mandatario en el Parque de la Paz de esa ciudad tiene otro propósito.

La histórica visita a Hiroshima forma parte de una gira de Obama del 21 al 28 de mayo por Vietnam y Japón, en el marco de una estrategia para fortalecer lazos diplomáticos, económicos y de seguridad con esos países, con los que Washington sostuvo agudos conflictos bélicos.

Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica de uranio sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945, y tres días después lanzó otra de plutonio sobre Nagasaki, con lo que causó la muerte de al menos 120 mil personas.

El ataque ordenado por el presidente Harry Truman tuvo lugar luego que Japón rechazara una rendición incondicional ante las fuerzas aliadas, cuatro años después del ataque nipón a Pearl Harbor. El 15 de agosto Japón anunció su rendición.

Earnest dijo que Obama buscará transmitir con su visita a Hiroshima sus ambiciones de lograr un mundo sin armas nucleares y resaltar la extraordinaria transformación en las relaciones entre Estados Unidos y Japón.

“Hace 70 años habría sido difícil imaginar que uno de nuestros más cercanos socios y aliados en Asia sería Japón, dadas las hostilidades entre ambos países en ese entonces”, apuntó Earnest durante su habitual conferencia de prensa.

El vocero destacó el hecho de que actualmente existen miles de soldados estadunidenses estacionados en Japón, con el propósito de mejorar la seguridad nacional de Estados Unidos en la región, para de igual forma contribuir a la seguridad de Japón.

“Todo esto es testimonio de cómo las relaciones entre Estados Unidos y Japón han cambiado de manera dramática en los pasados 70 años, y el presidente está interesado en señalar el progreso en esa relación al visitar Hiroshima”, insistió.