28 de marzo de 2013 / 02:23 a.m.

Washington DC -Baltimore • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó hoy su deseo de que el viaje que realizará a México y Costa Rica, del 2 al 4 de mayo, sirva para fomentar una relación no sólo basada en seguridad sino en la cooperación económica y el desarrollo.

"Si les ayudamos a crecer, eso puede ser bueno para Estados Unidos, eso puede ser bueno para esos países", aseguró Obama en sendas entrevistas con las cadenas hispanas de EU, Univisión y Telemundo.

El motivo de este viaje, según explicó, es trasladar el interés de EU por fortalecer las relaciones no sólo en torno a los asuntos de seguridad que afectan a México y a Centroamérica, sino sobre las "increíbles oportunidades" de comercio y cooperación energética.

En México, Obama se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto, quien asumió el poder en diciembre pasado, con quien abordará "formas de profundizar" la alianza económica y comercial" y de impulsar la implicación de EU en "una amplia gama de asuntos bilaterales, regionales y globales que conectan" a los dos países, según la Casa Blanca.

En las entrevistas, Obama destacó el trabajo realizado con el Gobierno del mexicano Felipe Calderón (2006-2012) en materia económica y de seguridad, pero lamentó que "a veces la relación se caracteriza justamente por ser de frontera o simplemente sobre los cárteles de la droga", cuando en realidad, apuntó, es más que eso.

"Hay mucho más en la relación, en términos de comercio, de intercambio, de energía", dijo a Telemundo, "y por eso queremos subrayar algo de la estrecha colaboración que ya se ha llevado a cabo y seguir construyendo sobre esa base para crear más trabajo y más oportunidades a ambos lados de la frontera".

Con el objetivo de promover la integración económica regional y la creación de empleos, Estados Unidos invitó a México a participar en el Acuerdo para la Alianza Transpacífica (TPP, en inglés), cuya meta es incrementar el intercambio comercial con la región del Pacífico asiático.

El mandatario, que se mostró, por otro lado, "muy optimista" de que podrá firmar una reforma migratoria integral antes del fin de verano, afirmó que también será "importante" a este respecto la cooperación con México a fin de facilitar el movimiento de bienes y servicios, dijo a Univisión.

Según un análisis reciente del centro de estudios Diálogo Interamericano, el 10 % de los mexicanos vive en EU y los mexicanos conforman, a su vez, más del 10 % de la población estadunidense. El 60 % de los indocumentados son de origen mexicano, por lo que la reforma migratoria será un tema central de la agenda bilateral.

Obama estuvo en México en junio del pasado año para participar en la reunión del G20, pero la de mayo será su primera visita al país desde que Peña Nieto asumió la Presidencia. Los dos líderes, que hablaron hoy por teléfono, se reunieron en la Casa Blanca en noviembre, poco después de que el líder mexicano fuera elegido para un mandato de seis años.

En Costa Rica, Obama prevé reunirse con la presidenta Laura Chinchilla, así como con los jefes de Estado de los países centroamericanos y la República Dominicana que participarán en una reunión del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica).

El último presidente estadunidense que visitó Costa Rica fue Bill Clinton en 1997. Cuando Obama asista a la cumbre regional del Sica, lo más probable es que escuche que, si bien ha habido progresos, persisten problemas relacionados con la ampliación de los carteles de la droga en la zona y la violencia entre las pandillas.

Se calcula que un 84 % de la cocaína destinada a Estados Unidos pasa por el istmo centroamericano y, según un informe del Congressional Research Service de enero pasado, podría haber alrededor de 85 mil miembros de las pandillas MS-13 y la Calle 18 en el triángulo que forman El Salvador, Guatemala y Honduras.

En este sentido, Obama subrayó que "mucho de lo que impulsa tanto la inmigración ilegal hacia Estados Unidos como también gran parte de la violencia en estos países es la falta de oportunidades".

"El viaje será una importante oportunidad para discutir nuestros esfuerzos colectivos encaminados a promover el crecimiento económico y el desarrollo en América Central, y nuestra continua colaboración en materia de seguridad ciudadana", puntualizó la Casa Blanca.

Desde 2007, el Congreso de EU ha autorizado cerca de 500 millones de dólares para la llamada Iniciativa de Seguridad Regional para Centroamérica, que no incluye los 160 millones de dólares que el Pentágono ha destinado a la lucha antinarcóticos en la zona.

EFE