MILENIO DIGITAL
27 de julio de 2015 / 07:30 a.m.

Adís Abeba, Washington y Teherán.- El presidente Barack Obama llegó a Etiopía, donde realizará una visita de dos días, convirtiéndose en el primer mandatario estadunidense en ejercicio en visitar el segundo país más poblado de África.

El Air Force One se posó en el aeropuerto internacional de Adís Abeba tras un breve vuelo procedente de Kenia, primera etapa de su gira africana. Obama fue recibido en la pista por el primer ministro etíope Hailemariam Desalegn y su esposa.

La visita incluirá conversaciones con el gobierno etíope, un aliado estratégico de EU, pero criticado en el ámbito del respeto a la democracia y los derechos humanos.

Obama se convertirá también en el primer presidente de EU en dar un discurso en la sede de la Unión Africana (UA), bloque de 54 Estados de la zona y conversará con líderes regionales sobre la guerra civil en Sudán del Sur.

La presidenta de la Comisión de la Unión Africana (UA), la sudafricana Nkosazana Dlamini-Zuma, calificó de "histórica" la visita para "ampliar y profundizar las relaciones" entre la Unión Africana y EU. Como en Kenia, su visita se centrará en la lucha contra el terrorismo. Tanto Adís Abeba como Nairobi han estado en primera línea de lucha contra los rebeldes islamistas somalíes shebab, afiliados a Al Qaeda.

Etiopía y Kenia tienen tropas en Somalia como parte de una misión de la UA, apoyada por EU.

Pero su visita ocurre también dos meses después de comicios en los que la coalición de Desalegn ganó cada uno de los 546 escaños en el parlamento.

La oposición, que perdió su único escaño, alega que el gobierno usó tácticas autoritarias para asegurarse la victoria.

El propio Departamento de Estado de EU habló en su informe anual sobre Etiopía, publicado en junio, de "restricciones a la libertad de expresión", "acoso e intimidación a miembros de la oposición y a periodistas" y "juicios políticos".

"En momentos en que África es escenario de varias crisis, desde Burundi a Sudán del Sur, pasando por la República Centroafricana, los actores de la sociedad civil esperan que Obama empuje a la UA a implicarse más en el respeto de la democracia.

Aparte de algunos retratos y banderas de EU en la carretera que va hasta el aeropuerto, la capital etíope no mostraba signos de la Obamanía que se apoderó durante su visita de Kenia, el país de su padre. Obama abordó ahí temas económicos y de seguridad, así como los derechos humanos.


Mientras, la Casa Blanca condenó el ataque con coche bomba de las milicias shebab cometido ayer con saldo de al menos 15 muertos en la capital somalí Mogadiscio, cuando el presidente Obama dejaba la vecina Kenia. El ataque ocurrió en un hotel fuertemente custodiado y fue el último de una serie de atentados y asesinatos en la nación del Cuerno de África desgarrada por la guerra. Los shebab buscan derrocar al gobierno somalí, que es apoyado por Occidente y protegido por unos 22 mil soldados de la Unión Africana.

OTRO REPUBLICANO CONTRA IRÁN

Mike Huckabee, uno de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca, acusó en una entrevista con el sitio conservador Breitbart al presidente Barack Obama de “llevar a los israelíes a las puertas de los hornos (crematorios)”, en alusión al exterminio de 6 millones de judíos por los nazis, a raíz del acuerdo nuclear firmado con Irán.

Hasta anoche la Casa Blanca no se había pronunciado sobre la más violenta crítica recibida por el presidente de EU desde el acuerdo logrado entre Irán y el grupo 5+1 (EU, Francia, Rusia, China, Reino Unido y Alemania). Los republicanos apoyan al gobierno de Israel en sus críticas a Obama por la firma del acuerdo.

En tanto, el presidente de Irán, Hasan Rohani, aseguró que el potencial militar de su país está destinado a la defensa y no representa ninguna amenaza para otros Estados.

“Conforme a la Constitución, nuestra estrategia militar solo se basa en la disuasión y la defensa propia”, dijo Rohani y reiteró además que Irán “no podría fabricar nunca una bomba atómica por motivos no solo estratégicos, sino también morales y religiosos”.