25 de abril de 2014 / 07:24 p.m.

La banda rebelde Ejército del Pueblo Paraguayo secuestró el 2 de abril al adolescente tras usarlo como escudo humano en su retirada hacia el interior de la selva durante un tiroteo con fuerzas de seguridad en las afueras de la aldea Azotey.

Paraguay.- La Conferencia Episcopal Paraguaya condenó el viernes el secuestro de un joven de 16 años y pidió al grupo guerrillero que lo tiene en cautiverio desde hace 23 días que lo libere.

"La Iglesia condena todo tipo de violencia, sea esta estructural o particular, en este caso el secuestro de personas", señaló la Conferencia en un comunicado.

Agregó que la vida y la libertad "de las personas son valores supremos, inherentes a la dignidad humana, no negociables y no subordinados a ningún fin, motivo por el cual apelamos a la conciencia de quienes retienen (al joven)... en contra de su voluntad, que lo liberen para que vuelva con su familia, sano y salvo".

La banda rebelde Ejército del Pueblo Paraguayo secuestró el 2 de abril al adolescente tras usarlo como escudo humano en su retirada hacia el interior de la selva durante un tiroteo con fuerzas de seguridad en las afueras de la aldea Azotey, 440 kilómetros al norte de Asunción.

Los guerrilleros habían ingresado a la finca de la familia del joven para robar alimentos pero antes de retirarse con el botín llegaron agentes especiales militares y policiales. En la balacera murieron un militar y dos miembros del grupo rebelde.

La familia del joven cumplió con el rescate exigido por la guerrilla entregando gratuitamente alimentos no perecederos por 50 mil dólares a dos comunidades en extrema pobreza de la zona. No obstante, el joven aún ha sido liberado.

AP