MILENIO DIGITAL
25 de mayo de 2017 / 09:30 a.m.

ESPECIAL.- La policía británica tildó de "significativas" las detenciones realizadas en la investigación del atentado de Mánchester, al tiempo que Londres trasladaba a Washington su malestar por las filtraciones sobre el caso.

Dos hombres fueron arrestados hoy, elevando a ocho el total que están detenidos en el Reino Unido, más el padre y el hermano del principal sospechoso de colocar la bomba, Salman Abedi, muerto en el atentado, que fueron detenidos en Libia.

"La detenciones que hemos efectuado son significativas, y los primeros registros de los lugares han aportado objetos que creemos que son de gran importancia para la investigación", dijo a la prensa el comandante de la policía de Mánchester, Ian Hopkins.

Además, Hopkins dijo que las filtraciones de detalles del caso en la prensa estadunidense, supuestamente por fuentes de seguridad de Washington, "causaron angustia a unas familias que ya han sufrido terriblemente con la pérdida" de sus seres queridos.

La primera ministra británica Theresa May dijo que pedirá al presidente estadunidense, Donald Trump, que no se filtre la información compartida con Washington sobre el atentado de Mánchester.

"Dejaré claro al presidente Trump que la información de inteligencia que comparten nuestros cuerpos de seguridad debe ser protegida", dijo May antes de viajar a una cumbre de la OTAN.

La BBC reveló, sin identificar a sus fuentes, que la policía de Mánchester está "furiosa" por las fugas y que ha dejado de compartir información con Washington sobre el atentado.

Esta protesta se produce después de que la prensa estadunidense difundiera el nombre del autor del atentado, Salman Abedi, antes de que lo hicieran las autoridades británicas, y de que el New York Times publicara fotos detalladas de los restos de la bomba usada en Manchester Arena.