MIRIAM CASTILLO
6 de septiembre de 2013 / 11:53 a.m.

San Petersburgo, Rusia • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió a su homólogo Enrique Peña Nieto una investigación a fondo sobre el supuesto espionaje cuando el mexicano era candidato a la Presidencia.

 

El estadunidense habló vía telefónica con el presidente Enrique Peña Nieto y en la conversación, que duró cerca de 10 minutos y fue calificada de “breve y cordial” por personal de la Presidencia, Obama garantizó que habrá una revisión a fondo del tema y de haber culpables, se castigará.

 

La llamada al mandatario mexicano se dio en el contexto de los trabajos del G20, que se realizan en San Petersburgo, Rusia.

 

Alrededor de las 11 de la mañana y tras varios cruces de líneas y agendas entre la Casa Blanca y la Presidencia de la República, Peña Nieto recibió la llamada de Obama.

 

La conversación, en uno de los apartados que tiene el G20 para tratar algunos asuntos y encuentros, se realizó en presencia del canciller mexicano José Antonio Meade. Poco después, el titular de la SRE se retiró de la habitación y el diálogo entre los mandatarios continuó por algunos minutos más.

 

Más tarde, en una entrevista para un medio local, el presidente Peña Nieto explicó que durante la conversación solo se trató el tema del espionaje y se acordó que de haber una acción ilegal en el desarrollo de las actividades, se castigaría.

 

"Platiqué con él sobre la posibilidad de conocer a profundidad si había sido cierto. Y lo que platiqué es el compromiso que él asumía para la investigación y esclarecer los temas que han salido a la luz públicamente", declaró el presidente de México.

 

Agregó que “México ha dejado en claro que debe haber una investigación y que si se ha actuado fuera de los acuerdos internacionales y fuera de la ley, debe haber las sanciones correspondientes”.

 

Alineados con la ONU

En un contexto tenso por el debate sobre la intervención militar de EU a Siria, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que México mantendrá una postura de acatar lo que determine el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

Dijo que aunque nuestro país condena el uso de las armas químicas, también se pronuncia contra el clima de violencia.

 

“México condena el uso de armas químicas y condena también el clima de violencia y de afectación que se ha tenido entre la sociedad en Siria”, expresó.

 

Al ser cuestionado sobre la decisión de Barack Obama de plantear un ataque a Siria, el presidente mexicano manifestó que es respetuoso de la determinación que cada país tome frente a este tema. Insistió, sin embargo, que lo que “ocurre hoy en Siria es condenable, porque no podemos tolerar el uso de armas químicas.

 

"Somos respetuosos, al final de cuentas, sobre la determinación que cada país tome frente a este tema. Pero es claro que la ONU debe convocarnos a los países miembros, a quienes estamos ahí y hemos firmado un acuerdo internacional, a que seamos respetuosos y actuemos en términos de la valoración que haga el Consejo de Seguridad de la ONU", añadió.