AP
20 de junio de 2017 / 06:06 p.m.

NUEVA DELHI.- Investigadores de la vida silvestre de la India y Gran Bretaña anunciaron el desmantelamiento de un fraude internacional en el que los penes secos de lagartos en riesgo de extinción se vendían como si fueran la raíz de una planta considerada amuleto de buena suerte y usada en rituales religiosos.

El grupo Protección Animal Mundial (WAP, por sus siglas en ingles), con sede en Londres, informó que los penes secos de lagartos monitor de Bengala y lagartos monitor amarillos lucen muy parecidos a una rara raíz de una planta muy buscada por personas que creen les da buena suerte.

Las autoridades hicieron redadas en mayo en cinco estados de la India, y todavía se siguen realizando, dijo Neil D’Cruze, de WAP.

La planta casi ha desaparecido de territorios indios, pero traficantes de fauna han estado comprando los penes secos de lagarto para venderlos de forma fraudulenta en línea, dijo en Nueva Delhi la organización Fondo para la Vida Silvestre de la India, WTI por sus siglas en inglés.

Las dos especies de lagartos están en la lista de animales en peligro de extinción en la India, dijo Jose Louies, quien investiga el control de crímenes contra la vida Silvestre dentro del WTI.

Dijo que las redadas realizadas en el estado oriental de Odisha recuperaron docenas de penes, órganos reproductivos masculinos de los lagartos.

“Los penes de lagarto secos lucen como dos manos unidas en oración, algo similar a la raíz de hatha jodi, que según la gente puede alejar el mal”, dijo Louies.

Científicos de la Universidad Metropolitana de Manchester, en Inglaterra, confirmaron que varios especímenes de la supuesta raíz “mágica” eran en realidad penes secos de lagartos.

“Estos lagartos están siendo extraídos del medio ilegalmente, capturados en trampas y lazos. A unos les cortan el cuello o les aplastan el cráneo antes de retirar sus genitales”, dijo la organización.
Activistas de la vida silvestre dijeron que el volumen de ventas en línea de estos artículos era enorme.

“Nos sorprendieron la audacia pura y la escala del tráfico ilegal de vida silvestre”, dijo D’Cruze “Comerciantes engañosos que dicen vender la raíz de una planta sagrada etiquetada como hatha jodi en realidad venden penes secos de lagarto a sus clientes incautos”.

Pueblos aborígenes en los bosques remotos del centro y oriente de la India solían cazar y comer estos lagartos de gran tamaño, la mayoría ajenos al hecho de que matar o poseer estos animales es un crimen castigable con siete años de prisión, dijo Aniruddha Mookerjee, investigador que formó parte de la búsqueda criminal.


dat