REUTERS
2 de agosto de 2016 / 06:50 a.m.

RÍO DE JANEIRO.- Los Juegos han sido un catalizador para una transformación positiva de Río de Janeiro, dijo el lunes el Comité Olímpico Internacional (COI) a cuatro días del inicio de la cita deportiva.

Brasil atraviesa una dura crisis política y económica y los organizadores sufren por falta de fondos y serios problemas para terminar con las sedes y ciertas obras de infraestructura.

El presidente del COI, Thomas Bach, dijo que los Juegos cambiaron a Río para mejor.
"Río de Janeiro no estaría como hoy sin los Juegos como catalizador (...) La historia hablará de una Río de Janeiro antes de los Juegos y de una ciudad muy distinta tras los Juegos", sostuvo Bach.

Las preocupaciones por los Juegos crecieron en Brasil mientras el país se hunde en una severa recesión y en medio de evidencia de extendidos actos de corrupción en los contratos para obras olímpicas. Un 60 por ciento de los brasileños cree que la cita generará más daños que beneficios al país, de acuerdo a un sondeo.

El estado de Río, responsable por un 25 por ciento de los 40.000 millones de reales (12.200 millones de dólares) de costos olímpicos, declaró una emergencia fiscal en junio, por lo que recibió fondos federales para pagarle a sus empleados y a los jubilados.

Bach reconoció que los organizadores pasaron por siete duros años de preparativos desde que el COI designó a Río como sede de los Juegos. "Ha sido un recorrido difícil. La crisis política y económica en el país no tiene precedentes", destacó.