6 de febrero de 2013 / 07:53 p.m.

Ciudad de México • El hedor de comida en estado de descomposición alertó esta tarde a los trabajadores que hoy regresaron a laborar en las oficinas administrativas de Pemex, quienes desalojaron por decisión propia, tres edificios del corporativo.

Los trabajadores, que salieron por las puertas 20, 21 y 22 del edificio, dijeron que el desalojo se produjo porque se percibió un fuerte olor a gas.

Emilio Lozoya, director general de Pemex, aseguró que el supuesto olor a gas se derivó de una bolsa de comida echada a perder dentro del inmueble.

Esta situación generó un aviso generalizado entre los trabajadores de una supuesta fuga de gas, por lo que decidieron salir.

El directivo aseguró que los inmuebles han sido revisados de manera minuciosa y que son totalmente seguros.

Sin embargo, a las puertas del edificio comenzaron a circular ambulancias, ya que algunos trabajadores presentaron crisis nerviosas.

Noé Padilla, coordinador de ambulancias de la PGR, dijo que llegaron a la torre debido a un llamado que les hicieron para atender a cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, que presentaron crisis nerviosa, derivada de la falsa alarma.

“Estamos de manera preventiva en lo que ingresa la población civil de nuevo al edificio”, dijo Padilla.

Varios minutos después de iniciada la acción, los empleados comenzaron a ingresar nuevamente al inmueble.

"Los trabajadores regresan a laborar al edificio A del centro administrativo una vez que se comprobó que el olor que se percibió fue producto de comida guardada en una bolsa desde el pasado jueves", informó Pemex en Twitter.

En la red social, Petróleos Mexicanos informó que permanecen hospitalizadas 24 personas, nueve en el hospital Picacho; ocho, en Azcapotzalco; una, en el Ángeles del Pedregal, y seis, en el de Interlomas.

Destacó que continúan funcionando módulos de apoyo psicológico en los hospitales de Pemex de Picacho y Azcapotzalco, los cuales han atendido a 125 trabajadores y familiares.

NAYELI GONZÁLEZ E IVÁN MACÍAS