AP
9 de febrero de 2016 / 06:13 p.m.

Haití.- Azotado por la sequía, Haití lidia con su crisis alimentaria más severa en 15 años, señaló el martes la directora de la oficina local del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Se cree que alrededor de 1,5 millones de haitianos se encuentran severamente inseguros en cuestiones alimenticias, más del doble de los que enfrentan desnutrición, de acuerdo con una evaluación gubernamental realizada en septiembre. Las zonas más afectadas se encuentran en el noroeste, sureste y cerca de la frontera con República Dominicana.

La directora local del Programa Mundial de Alimentos, Wendy Bigham, señaló que la situación es alarmante. Un creciente número de familias necesitará vender posesiones para poder alimentarse o tendrá que reducir significativamente su consumo diario, dijo la funcionaria.

En una entrevista telefónica, Bigham describió la situación como "la crisis alimentaria más severa que enfrenta Haití desde 2001", cuando se inició una recolección metódica de datos para evaluar la seguridad alimenticia en el país más pobre del Hemisferio Occidental.

El número de haitianos que requieren ayuda alimenticia urgente se incrementó en los últimos seis meses debido a una larga sequía que empeoró con la llegada de un fuerte patrón climático de El Niño.

En 2008, los violentos disturbios por falta de alimentos provocaron la salida de un primer ministro. Pero el Banco Mundial resaltó el año pasado que la pobreza extrema en Haití se redujo en la última década, especialmente en zonas urbanas.

El Programa Mundial de Alimentos, que depende de contribuciones e intenta movilizar asistencia para países de todo el mundo, pretende incrementar su apoyo para un millón de haitianos con la distribución de dinero en efectivo y, en menor medida, raciones alimenticias.

Haití está sumido en su tercer año de sequía. La situación ha empeorado debido a la falta de lluvia, que se considera se debe a un patrón particularmente severo de El Niño que ha calentado el Pacífico tropical y afecta al clima mundial. El patrón actual comenzó el año pasado.

Aunque Haití importa la mitad de sus necesidades alimenticias, las cosechas locales son vitales para muchas familias. En caso de que el país siga siendo azotado por la sequía en los meses entrantes, los granjeros locales perderán su cuarta cosecha consecutiva, indicó Bigham.

Los pronósticos señalan un 100% de probabilidades de que El Niño permanezca por lo menos hasta abril, de acuerdo a la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna, un programa financiado por el gobierno estadounidense que rastrea los patrones climatológicos, la producción agrícola y el precio de los alimentos en un esfuerzo por combatir el hambre.

No se pudo localizar a funcionarios del gobierno haitiano para que comentaran sobre el comunicado del Programa Mundial de Alimentos debido a que el martes es un día feriado en Haití.