CAROLINA RIVERA
5 de mayo de 2013 / 03:35 p.m.

México • No tipificar como delito el tráfico de migrantes ha generado que esta actividad sea un "negocio" más rentable para el crimen organizado que el trasiego de drogas, aseguró Antonio Mazzitelli, representante de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

En entrevista, señaló que este fenómeno responde al poco riesgo económico que representa el traslado ilegal de migrantes, comparado con el contrabando de drogas, donde las pérdidas para los grupos criminales llegan a ser cuantiosas.

"No hay ningún riesgo económico y en muchos casos no hay tampoco riesgos de persecución judicial, porque no hay una tipificación del crimen del tráfico de migrantes, porque el migrante irregular no existe, porque el migrante no puede poner denuncias", puntualizó.

Mazzitelli aseguró que en los últimos años se ha detectado un incremento en los flujos clandestinos de migrantes "extralatinos" (de África y Asia) en los países de América Latina y México hacia Estados Unidos, debido a la gran apertura que existe dentro de sus políticas migratorias.

"Las organizaciones criminales se han dado cuenta de la riqueza de estos flujos, por lo que aprovechan la transformación de organización de tráfico de droga y de contrabando a organizaciones territoriales que controlan flujos de bienes y personas que transitan por sus territorios, y se involucran de manera más violenta en el tráfico de migrantes", detalló el representante.

Sin embargo, aseguró que se ha identificado que las organizaciones criminales aprovechan la invisibilidad en que se encuentran los migrantes para traficar con ellos, y debido a que cobran desde el comienzo del viaje no les importa si llegan o no a su destino.

Mazzitelli agregó que la presencia de grupos vulnerables al interior deestos flujos migratorios abre la puerta a la trata de personas, que es un crimen diferente y que prevé la explotación con fines sexuales o laborales.

Reconoció los avances que ha realizado México en la materia al contar con una nueva ley de migración, aun cuando destacó la importancia de continuar en los esfuerzos para reprimir el tráfico de migrantes y evitar las violaciones de sus derechos.

Destacó la importancia de que los países de origen de migrantes realicen un trabajo conjunto para evitar que se mantengan estas ventanas de oportunidad para las organizaciones de tráfico.

Asimismo, indicó que parte importante de la atención a los migrantes compete al reconocimiento y aceptación no solo de derechos, sino también de obligaciones como parte de una solución al problema.

Claves

Cambios en la SRE

- El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, designó a María Carmen Oñate como directora general para África y Medio Oriente, así como a Alfonso de Maria y Campos como director del Instituto Matías Romero.

- Oñate se ha desempeñado como jefa de Cancillería en la embajada de México en Guatemala y como Embajadora de México en Costa Rica, entre otros.

- Maria y Campos fue cónsul general en San Francisco, California, Estados Unidos, y fungió como director general para América del Norte y como director general de Asuntos Culturales.