REUTERS Y AP
7 de diciembre de 2015 / 07:30 a.m.

Caracas.- La coalición opositora de Venezuela le arrebató al socialismo gobernante el control de la Asamblea Nacional por primera vez en 16 años en las elecciones del domingo, impulsada por el descontento de muchos venezolanos ante una grave crisis económica.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró al menos 99 escaños de los 167, y el chavismo cuanto menos 46, según datos difundidos en la madrugada del lunes por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Nicolás Maduro
El presidente Nicolás Maduro, aceptó la derrota del oficialismo con la "moral y la ética del chavismo". | REUTERS

Pero faltan por adjudicar 22 escaños, entre ellos los tres representantes de las etnias indígenas. 

Al grito de "Si se pudo" y levantando los brazos, varias decenas de dirigentes opositores y sus seguidores celebraron la victoria en un pequeño estudio de televisión que fue habilitado para la prensa en un hotel del este de la capital.

El secretario Ejecutivo de la coalición opositora, Jesus Torrealba, consideró como "históricos" los resultados que les dieron el triunfo y afirmó que él oficialismo sufrió una "estruendosa derrota".

Más tarde el presidente Nicolás Maduro reconoció la derrota y elogió el sistema electoral venezolano.

"Nosotros viendo estos resultados, hemos venido con nuestra moral, con nuestra ética a reconocer estos resultados adversas, aceptarlos y a decirle a nuestraVenezuela ha triunfado la constitución y la democracia. Los aceptamos", dijo el mandatario en un mensaje a la nación.

El Gobierno de Maduro aún cuenta con una base de apoyo popular sólida y controla el resto de poderes públicos desde donde puede, incluso, obstaculizar leyes propuestas por el parlamento.

"Administren muy bien ese triunfo que han obtenido y ojalá puedan ponerse en sintonía de la necesidad de millones de que cese la guerra contra nuestra economía y nuestro pueblo", dijo Maduro, aludiendo a sus acusaciones contra la oposición de boicotear la economía venezolana en busca de desbancarlo.

Los centros de votación debieron cerrarse a las 18:00 horas aunque el CNE amplió el cierre una hora,lo que causó las críticas en la oposición.