26 de enero de 2014 / 06:23 p.m.

Los Ángeles.- En una nueva muestra de su brutal gobierno, el líder norcoreano, Kim Jong-un, ordenó la ejecución de toda la familia de su tío Jang Song Thaek, al que eliminó el mes pasado tras acusarlo de alta traición y planificación de un golpe de Estado.

"Todos los familiares directos de Jang están muertos, incluso sus hijos", asegura la información. Entre las víctimas estarían igualmente los hijos, hijas y nietos de sus dos hermanos.

También la hermana de Jang y su marido, el embajador norocoreano en Cuba, así como su sobrino, el embajador en Malasia, habrían sido ejecutados.

Jang Song-thaek, considerado segundo al mando en la jerarquía política del régimen previo a su destitución, había sido denunciado públicamente, relevado de todos sus cargos y expulsado a la fuerza por policías durante una asamblea política.

El marido de la hermana del anterior líder, Kim Jong- il, llevaba más de cuatro décadas vinculado políticamente a la familia gobernante de Pyongyang.

Jang aparecía con frecuencia en público como asesor del joven líder y se lo consideraba una persona clave para mantener la estabilidad del régimen tras la muerte de Kim Jong-il. Recientemente fue objeto de una dura campaña mediática en la que se lo acusó de consumir drogas, ser mujeriego, jugador, corrupto y de comportarse "de manera capitalista".

Según el diario surcoreano Chosung Ilbo, que cita a fuentes del gobierno de Seúl, Kim Kyong Hui, de 67 años, podría haber muerto a consecuencia de un infarto cardíaco o de un suicidio, después de que su marido fuera ejecutado a mediados de diciembre, acusado de alta traición.

También los servicios secretos de Corea del Sur creen que la tía de Kim Jong Un está muerta, aunque no pueden confirmarlo definitivamente. También se investiga la posibilidad de que esté recibiendo tratamiento en el extranjero.

La hermana del ex dictador Kim Jong Il, padre del actual mandatario norcoreano, lleva desde septiembre sin ser vista en público.

Luego de las ejecuciones de sus dos tíos, el dictador norcoreano continuó la "limpieza" que está realizando con el resto de su familia.

Agencias