NOTIMEX
23 de noviembre de 2016 / 11:49 a.m.

MIAMI.- Otto se debilitó ligeramente a una tormenta tropical el miércoles por la mañana, pero se espera que podría recuperarse a huracán cuando llegue el jueves a Costa Rica o Nicaragua, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

El sistema, que ya dejó tres muertos en Panamá, se ubicaba esta mañana a 280 kilómetros al este de Limón, Costa Rica.

Otto tiene vientos de 110 kilómetros por hora y se anticipa que puede reintesificarse sobre el suroeste del mar Caribe.

Otto se debilita, pero amenaza con volver a convertirse en huracán
Otto tiene vientos de 110 kilómetros por hora y se anticipa que puede reintesificarse sobre el suroeste del mar Caribe. | FOTO: REUTERS
Otto se debilita, pero amenaza con volver a convertirse en huracán
En Nicaragua todos los municipios del Caribe sur se encuentran en alerta roja, mientras que el resto del país se mantiene en alerta amarilla. | FOTO: REUTERS

Un aviso de huracán está en efecto para un tramo de la costa centroamericana desde Limón, Costa Rica, hasta Bluefields, Nicaragua.

Otto se mueve hacia el oeste-noroeste a casi siete kilómetros por hora.

El martes provocó lluvia intensa sobre Panamá, donde se registraron deslizamientos de tierra.

Autoridades de defensa civil de ese país confirmaron que nueve personas quedaron atrapadas al oeste de la capital panameña y siete de ellas fueron rescatadas con vida, pero dos murieron en el fango.

Mientras que en la capital un menor murió aplastado al caer un árbol en un auto a las afueras de una escuela.

En Costa Rica, el presidente Luis Guillermo Solís dijo que Otto podría dañar los importantes sectores de agricultura y café.

La Comisión Nacional de Emergencias indicó anoche que unas cuatro mil personas podrían ser evacuadas de la zona donde se espera que afecte la tormenta.

Unas 154 comunidades han registrado ya lluvias con afectaciones en mil 100 viviendas e incidentes en 32 carreteras.

En Nicaragua todos los municipios del Caribe sur se encuentran en alerta roja, mientras que el resto del país se mantiene en alerta amarilla.

Las autoridades educativas informaron que en la zona que se prevé afecte el huracán existen dos mil 399 escuelas, de las cuales 181 pueden usarse como refugios.

La Cruz Roja se reportó lista para atender a posibles damnificados con 500 voluntarios, y se calcula que habrá unos siete mil desalojados de zonas costeras con viviendas endebles, indicaron reportes de la prensa local.