1 de octubre de 2014 / 03:06 a.m.

Dallas.- El primer caso de ébola diagnosticado en Estados Unidos fue confirmado el martes en un paciente que viajó recientemente desde Liberia a Dallas, una señal del impacto de largo alcance de la epidemia que está fuera de control en el occidente de África.

El hombre, quien no ha sido identificado, se encuentra gravemente enfermo y ha estado en aislamiento desde el domingo en el Hospital Presbiteriano de Salud de Texas, dijeron las autoridades sanitarias federales. No quisieron revelar su nacionalidad ni su edad.

Las autoridades han comenzado a rastrear a familiares y amigos que puedan haber tenido contacto cercano con él y podrían estar en riesgo de enfermarse. Sin embargo, las autoridades dijeron que no hay otros casos sospechosos en Texas.

Tom Frieden, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), dijo que el hombre salió de Liberia el 19 de septiembre, llegó al día siguiente para visitar a familiares y comenzó a sentirse mal cuatro o cinco días después. Señaló que no está claro cómo se contagió el paciente.

No había ningún riesgo para los otros pasajeros de avión que lo acompañaron, pues el hombre no tenía síntomas cuando viajó, dijo Frieden.

Los síntomas del ébola pueden incluir fiebre, dolor muscular, vómito y sangrado, y pueden surgir hasta 21 días después de la exposición al virus. La enfermedad no es contagiosa hasta que comienzan los síntomas, y se necesita un estrecho contacto con los fluidos corporales de un enfermo para que se propague.

"Lo conclusión es que no tengo ninguna duda de que vamos a controlar esta importación, o este caso de ébola, de modo que no se propague ampliamente en este país", dijo Frieden a los periodistas.

"Ciertamente es posible que alguien que tuvo contacto con este individuo, un familiar u otra persona, pudiera desarrollar ébola en las próximas semanas", agregó. "Pero no tengo ninguna duda de que lo detendremos aquí".

En Washington, el presidente Barack Obama fue informado sobre el diagnóstico en una llamada de Frieden, informó la Casa Blanca.

Cuatro trabajadores de salud estadounidenses infectados mientras trabajaban como voluntarios en el occidente de África han sido atendidos en instalaciones especiales de aislamiento en hospitales en Atlanta y Nebraska. Tres se han recuperado.

Además, un médico estadounidense expuesto al virus en Sierra Leona está bajo observación en una instalación similar de los Institutos Nacionales de Salud.

Estados Unidos únicamente cuenta con cuatro de esas unidades de aislamiento. Los CDC han insistido en que cualquier hospital puede atender con seguridad a alguien con ébola.

Las personas con riesgo por contacto serán observadas durante 21 días para detectar fiebre u otros signos posibles.

FOTO: AP /Tom Frieden, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades ofrece rueda de prensa sobre el paciente infectado de ébola.