AP
25 de enero de 2016 / 07:58 p.m.

ÁMSTERDAM .- Los países de la UE discreparon públicamente el lunes sobre la mejor manera de abordar la crisis de los migrantes y sellar las fronteras, mientras se producían nuevos arribos.

A pesar de los mares agitados y las temperaturas invernales, siguen llegando unas dos mil personas diariamente, de acuerdo con cifras de la UE. La amplia mayoría entra a Europa a través de Grecia después de una riesgosa travesía marítima desde Turquía y Atenas sufre presiones para mejorar la vigilancia en las fronteras.

"Aparentemente, su estructura estatal es demasiado endeble como para que lo hagan ellos", dijo el ministro de Migración belga Theo Francken al margen de una reunión de ministros europeos de justicia, interior y migraciones.

El ministro de Inmigración griego Ioannis Mouzalas reconoció que su país tenía dificultades para controlar el flujo, pero responsabilizó a otros miembros del bloque por enviar barcos y personal insuficientes para patrullar las islas del mar Egeo a pocos kilómetros de la costa turca e incumplir sus promesas de recibir migrantes.

Mouzalas dijo a la prensa que Atenas pidió mil 800 agentes de la policía de fronteras europea Frontex, pero recibió apenas 800. De los 28 buques guardacostas solicitados por Grecia, llegaron apenas seis, añadió.

Los ministros que arribaban a la reunión en el Museo Marítimo de Ámsterdam eran recibidos por manifestantes en dos botes, uno con maniquíes vestidos con chalecos salvavidas similares a los que usan los migrantes que llegan de Turquía y otro con un gran cartel con la leyenda, "Líderes de Europa, no deben preocuparse por las encuestas. Son los libros de historia".

Hace dos días, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió que la zona libre de pasaportes de Europa, llamada Schengen, podría dividirse si no se adopta una estrategia para los migrantes en los próximos dos meses.

"Para mantener y garantizar la libertad de movimientos dentro de la zona Schengen, es evidente que debemos manejar mejor nuestras fronteras externas", dijo el comisionado de Migraciones europeo, Dimitris Avramopoulos.