17 de febrero de 2014 / 05:13 p.m.

ISLAMABAD.- Las conversaciones de paz entre el Gobierno pakistaní y los insurgentes talibanes colapsaron el lunes, según señalaron las autoridades, luego de que los rebeldes ejecutaran a 23 soldados paramilitares en lo que calificaron como una revancha por las operaciones del Ejército en regiones tribales inestables.

Los expertos que siguen el caso siempre han sido escépticos sobre la posibilidad de que las negociaciones con el grupo extremista pudieran arrojar buenos resultados en un país donde los talibanes luchan por derrocar al Gobierno y establecer un Estado islámico.

"Es triste que no estemos avanzando en la dirección correcta", dijo el negociador del Gobierno Irfan Siddiqui, en un comunicado, y agregó que ahora no tenía sentido una reunión planeada con los representantes talibanes para el lunes.

El brazo talibán que opera en la agencia tribal Mohmand dijo en un comunicado que soldados pakistaníes habían sido ejecutados como revancha por el asesinato de sus combatientes por parte de las fuerzas armadas.

El principal portavoz de los talibanes pakistaníes no pudo decir inmediatamente si las acciones de Mohmand habían estado respaldadas por el comando central del movimiento, pero el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, respondió enojado.

"Este tipo de incidentes están afectando negativamente las conversaciones de paz, luego de que comenzaron a traer una solución pacífica al problema", señaló Sharif por escrito.

"Pakistán no puede tolerar este tipo de baño de sangre (...) La situación es muy triste y la nación entera está impactada", añadió.

El jueves, el portavoz oficial de los talibanes adjudicó al grupo la responsabilidad por matar a 13 policías y herir a otros 58 al bombardear un autobús de la fuerza.

Reuters