AP
6 de abril de 2016 / 04:11 p.m.

Panamá.- El gobierno panameño, que enfrenta el embate por la filtración masiva de documentos sobre empresas en paraísos fiscales, dijo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico que el país no incentiva la cultura del secretismo.

El canciller encargado Luis Miguel Hincapié, rechazó en una carta el pronunciamiento que formuló la OCDE sobre Panamá después de la extensa filtración de documentos confidenciales del bufete panameño Mossack Fonseca, que detallan la existencia de cuentas y empresas que pertenecen a miles de personas acaudaladas y famosas. Los reportes arrojan luz sobre cómo una élite global oculta su fortuna en ultramar.

De acuerdo con Hincapié, la OCDE "en su afán de presionar a Panamá a doblegarse a su estándar de intercambio automático de información (financiera y de impuestos), unilateralmente tilda a Panamá como una jurisdicción que permite una 'cultura de secretismo"'.

"Se hacen además una serie de alegatos e insinuaciones cuya falsedad es fácilmente demostrable", agregó en la misiva que envió la víspera al secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.

En declaraciones publicadas por la organización de 34 países miembros en su página de Internet, Gurría manifestó que la difusión de los documentos del bufete panameño "ha revelado la cultura y la práctica del secreto financiero en Panamá".

Para Gurría, Panamá es el último centro financiero internacional importante que "permite aún que los capitales se oculten... de las autoridades tributarias y policiales de su propio país".

Refirió que desde 2009 la OCDE, en conjunto con el G20, ha encabezado una ofensiva global contra esas prácticas.

Panamá se niega a compartir información financiera y tributaria automática con otras jurisdicciones, optando por una política de tratados bilaterales en esa materia. Los defensores del sistema de servicios financieros del país consideran que acceder a los requerimientos de las grandes potencias económicas le restaría ventajas a su tradicional plaza.

El gobierno panameño considera que no es justo enfilar los dardos solamente contra el país y menciona que los documentos filtrados también aluden a una veintena de plazas con ventajas fiscales.

Si bien no quitan mérito a los hallazgos encontrados en la montaña de documentos filtrados, el gobierno del presidente Juan Carlos Varela cree que hay un interés externo o de potencias económicas en golpear la exitosa actividad de servicios internacionales de Panamá.

A las duras críticas de la OCDE se sumó la víspera la decisión de Francia de volver a poner a Panamá en una lista de naciones que no cooperan en el intercambio de información o que considera paraíso fiscal.

"Yo no me siento cómodo con ver la coincidencia que se da en la posición de Francia y de la OCDE en este ataque mediático", dijo el presidente Varela el miércoles. "El llamado que hago es a buscar acuerdos y a que no se use esta coyuntura para afectar la imagen de Panamá".

Varela convocó para la tarde del miércoles a una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en Panamá, tras la cual ofrecerá un pronunciamiento. El mandatario reiteró que su gobierno respaldará y cooperará con cualquier investigación en el extranjero que se desprenda de los documentos divulgados.