10 de agosto de 2014 / 02:34 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco confesó hoy estar "incrédulo y consternado" por el recrudecimiento de la violencia en Irak, donde el autoproclamado Califato se ha ensañado contra los cristianos.

"No se puede hacer la guerra en el nombre de Dios. No se lleva el odio en el nombre de Dios", clamó el pontífice también refiriéndose a lo que ocurre en la Franja de Gaza, producto de los ataques del ejército israelí.

Esto al finalizar la bendición dominical con el Angelus, proclamada desde la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico del Vaticano y ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro.

"Dejan incrédulos y consternados las noticias que llegan de Irak. Miles de personas, entre las cuales hay tantos cristianos, expulsados de sus casas brutalmente; niños muertos de sed y hambre durante la fuga; mujeres secuestradas; violencia de todo tipo; destrucción de patrimonios religiosos, históricos y culturales", indicó.

Todo eso "ofende gravemente a Dios y a la humanidad", agregó.

El líder católico agradeció a quienes, "con valentía", están llevando socorro a las víctimas del conflicto y confió en que una solución política eficaz, a nivel internacional y local, pueda detener los crímenes y restablecer el derecho.

Recordó que, para demostrar de mejor manera su cercanía con las poblaciones iraquíes, designó como su enviado personal al país al cardenal Fernando Filoni, quien viajará allí en los próximos días.

Constató que también en la Franja de Gaza, después de una breve tregua, volvió a comenzar la guerra "que cobra víctimas inocentes y no hace más que empeorar el conflicto entre palestinos e israelíes".

"Todos nosotros, pensando en esta situación, en esta gente, hagamos silencio y recemos juntos al Dios de la paz", indicó.

"Recemos juntos al Dios de la paz, por intercesión de la Virgen María: Trae la paz, Señor, a nuestros días, y conviértenos en artífices de la justicia y de la paz. Recemos también por las víctimas del virus Ebola y por cuantos están luchando para detenerlo", apuntó.

Destacó también que a partir del próximo miércoles y hasta el lunes 18, cumplirá un viaje apostólico a Corea del Sur. "Por favor, acompáñenme con la oración", pidió.

FOTO: Especial

NOTIMEX