NOTIMEX
11 de junio de 2016 / 05:45 p.m.

El Vaticano.- El Papa Francisco recibió hoy en audiencia privada a la madre de Víctor Hugo Saldaño, un argentino que lleva 20 años en el corredor de la muerte en Texas, tras el encuentro la mujer aseguró que su visita le da esperanza a su hijo.

La reunión se llevó a cabo en la biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano y, al concluir, Lidia Guerrero, madre de Víctor Hugo, recibió un abrazo paternal de Jorge Mario Bergoglio.

“Fue emocionante y esperanzador”, dijo Guerrero.

“Doy gracias al Papa que me otorgó esta audiencia y me brindó su colaboración. Lo que esté a su alcance lo va a hacer porque conocemos su trayectoria y su compromiso con todas las personas que sufren”, sostuvo.

“Me voy muy contenta (del Vaticano) porque (la reunión) no fue tan protocolar como hubiera sido con otros Papas. (Francisco) es una persona muy humilde, muy sencilla y dulce”, consideró.

Guerrero explicó al pontífice la situación que vive su hijo Víctor Hugo, de 44 años y originario de la provincia argentina de Córdoba, quien fue condenado a muerte en Estados Unidos en 1996 por el robo y asesinato de Paul King.

Desde entonces, Saldaño está en el corredor de la muerte. Pero en el 2000 la Corte Suprema de Estados Unidos anuló la sentencia, tras considerar que el proceso estuvo viciado por discriminación racial y pidió reponer el primer juicio.

El segundo proceso se realizó en 2004, pero el resultado fue el mismo. “Estamos seguros que en el nuevo proceso se juzgó a un loco”, advirtió Juan Carlos Vega, abogado de Saldaño.

La situación psiquiátrica de Saldaño se debería al prolongado tiempo que ha permanecido en aislamiento en el corredor de la muerte.

Desde 1998 el caso es analizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con una denuncia contra Estados Unidos.

Los abogados buscan resultados pronto. Esperan lograr que su asistido sea trasladado a un centro psiquiátrico, que es “el único lugar donde podría estar”.

“La Iglesia católica lucha contra la pena de muerte,
este es un caso reconocido por el mismo Estados Unidos, en cuanto a las injusticias cometidas, también le sirve a la Iglesia para confirmar cómo se aplica la pena de muerte, que es muy lamentable”, añadió Guerrero.

Insistió que la situación de su hijo “es desesperante”, más propia de “una tortura” y “no es vida”.

El abogado Vega aseguró que Saldaño “es inocente”, porque el Estado no pudo demostrar su culpabilidad, al menos desde el punto de vista legal.

Ese clamor fue incluido en una carta que Guerrero entregó al Papa, en la cual sostuvo que “miles de personas” en igual situación que Víctor Hugo esperan ser tratados humanamente, ser recuperados de un momento de oscuridad, y ganar un alma para la vida.

“Víctor se ha arrepentido, pidió el perdón e implora misericordia. Su estado mental es débil y su insuficiencia intelectual es evidente. Lo que Dios le deje de vida tendría que ser en beneficio de su recuperación”, escribió Guerrero al Papa.

“Mi hijo ha pagado por lo que hizo y por lo que no hizo. Ruego a Dios que su voz llegue a crear conciencia a favor de la vida de Víctor y que las autoridades iluminadas por la serenidad de espíritu y la razón humana garanticen dignamente la vida de mi hijo”, pidió.