REUTERS
4 de junio de 2016 / 12:05 p.m.

Ciudad del Vaticano.- Los obispos que sean declarados "negligentes" al enfrentar casos de abusos sexuales serán investigados y podrían ser destituidos de sus cargos, según informó el sábado un decreto papal.

El Papa Francisco ha prometido tolerancia cero dentro de la iglesia para quien abuse de niños y comparó tales abusos con una "misa satánica". En 2014, estableció una comisión vaticana que buscaba establecer las mejores prácticas para erradicar los abusos en las parroquias.

Con el decreto, el pontífice pone en marcha lo que prometió el año pasado, cuando autorizó que un tribunal del Vaticano juzgara a los obispos acusados de encubrir o de no evitar el abuso a menores.

Los grupos de víctimas han exigido reiteradamente a la iglesia católica que haga más para que los obispos respondan por los abusos en sus diócesis, incluso aunque no sean los responsables directos de ello.

David Clohessy, director del grupo Red de Sobrevivientes de las Víctimas de Abusos por Sacerdotes (SNAP, por su sigla en inglés), se mantuvo escéptico ante la respuesta de la iglesia.

"En lugar de sólo echar a los obispos malos o entregar grabaciones de abusos a las autoridades, el Vaticano está estableciendo otro 'proceso' interno para supuestamente lidiar con los obispos que ignoran u ocultan delitos sexuales contra niños", dijo en un comunicado.

"Un 'proceso' sólo es útil si se emplea tan a menudo como para desalentar el delito. Dudamos de que este lo sea", añadió.

La iglesia católica se ha visto sacudida en los últimos 15 años por escándalos de sacerdotes que abusaron sexualmente de niños y que fueron trasladados de parroquia en parroquia en lugar de ser apartados y llevados ante las autoridades.