REUTERS
26 de abril de 2016 / 04:53 p.m.

La Habana.- El Papa Francisco nombró el martes un nuevo arzobispo de La Habana al aceptar la renuncia presentada por el cardenal Jaime Ortega, quien desempeñó un importante rol como mediador en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

"La Secretaría de Estado de la Santa Sede ha anunciado, que Su Santidad el Papa Francisco ha nombrado Arzobispo de La Habana a Mons.

Juan de la Caridad García Rodríguez, hasta ahora Arzobispo de Camagüey", indicó un comunicado en el sitio www.iglesiacubana.net.

El Papa aceptó la dimisión que Ortega había presentado hace más de cuatro años. Según la ley fundamental de la Iglesia Católica, el Código de Derecho Canónico, los obispos obligatoriamente deben renunciar al cumplir 75 años de edad.

El pontífice había mantenido a Ortega en su puesto hasta poco antes de los 80 años, que cumplirá el 18 de octubre.

Ortega permaneció 35 años al frente de la Arquidiócesis de La Habana y se convirtió en un mediador clave en el acercamiento entre Washington y La Habana, con el apoyo del Vaticano.

En medio de la negociación entre ambos ex rivales de la Guerra Fría, Ortega entregó personalmente y por separado un mensaje del Papa Francisco a los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, respectivamente.

Tras 18 meses de negociaciones secretas, Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones en julio de 2015 después de más de medio siglo de hostilidad.

El cardenal Ortega, quien recibió a tres Papas en Cuba, se convirtió también en una importante figura en el país luego de negociar la excarcelación entre 2010 y 2011 de gran parte del grupo de los 75 disidentes condenados a largas penas de prisión durante la llamada "Primavera Negra" de marzo de 2003.

"Es justo decir que el papel de la iglesia (en el acercamiento de Cuba y Estados Unidos) fue fundamental y el cardenal Ortega intercedió en silencio entre los dos presidentes", dijo por correo electrónico Philip Peters, quien dirige el Centro de Investigación sobre Cuba con sede en Virginia y ha trabajado durante dos décadas para mejorar los nexos entre Washington y La Habana.

Ortega fue la primera persona que Obama visitó al llegar en marzo pasado a La Habana.

El nuevo arzobispo de La Habana, monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, nació en Camagüey, ciudad ubicada a unos 500 kilómetros al este de la capital cubana, el 11 de julio de 1948.