11 de abril de 2014 / 03:12 p.m.

Ante miembros de un grupo de defensa de los derechos de los menores, el pontífice pidió perdón personalmente por el daño que algunos sacerdotes hicieron.

 

 

El Vaticano.- El Papa Francisco pidió perdón hoy por el daño causado por los sacerdotes que abusaron de niños, en una de sus declaraciones más fuertes hasta el momento sobre la crisis de abuso sexual en la Iglesia Católica.

"Me siento obligado a asumir personalmente todo el mal que algunos sacerdotes, bastante pocos en número, obviamente no comparable con el número de todos los sacerdotes, a pedir perdón personalmente por el daño que han causado por haber abusado sexualmente de niños", dijo a miembros de un grupo de defensa de los derechos de los menores, según la Radio del Vaticano.

Reuters