AP
24 de octubre de 2016 / 06:15 p.m.

CARACAS.- El papa Francisco recibió el lunes al presidente Nicolás Maduro en El Vaticano, a quien exhortó a establecer "un diálogo sincero y constructivo" en Venezuela para aliviar el sufrimiento de la población, especialmente de los pobres, según informó la Santa Sede.

El gobernante venezolano realiza una gira por varios países productores de petróleo para concretar un acuerdo y recuperar los precios del crudo.

Horas después del encuentro, monseñor Emil Paul Tscherrig —enviado del Sumo Pontífice a Caracas— anunció que representantes de las dos partes se reunirán el 30 de octubre en la isla venezolana de Margarita, bajo los auspicios del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

"Hoy nos hemos encontrado como hermanos, hemos hablado de varias cuestiones y hemos llegado a un acuerdo", dijo en la capital Venezuela Tscherrig, que es nuncio de El Vaticano en Argentina.
"Hoy se ha iniciado el diálogo nacional", acotó Tscherrig en una declaración televisada.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática había pedido insistentemente la presencia de un representante del Vaticano para acompañar a los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España, Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana, que son vistos como favorables al gobierno y que venían promoviendo desde mayo pasado el diálogo, con el respaldo de Unasur.

"El objetivo del diálogo nacional es la búsqueda de acuerdos, la creación de un clima de confianza, la superación de la discordia y la promoción de un mecanismo que garantice la convivencia pacífica", acotó el escrito leído por el prelado.

En una entrevista divulgada por la televisión estatal desde Roma, Maduro dijo que agradeció al papa su respaldo "para que por fin, definitivamente, se instale una mesa de diálogo en Venezuela".
Destacó que espera que se coloque el tema económico para la recuperación de Venezuela "como punto central", entre otros temas.

El Vaticano dijo en un comunicado que el papa desea seguir ofreciendo su ayuda para superar los problemas que afectan a Venezuela con la esperanza de que se alcance una mayor confianza entre las partes.

Según el comunicado, el papa exhortó a Maduro a establecer "un diálogo sincero y constructivo" que alivie el sufrimiento del pueblo, en especial los sectores pobres del país, e instó al mandatario a promover un clima de renovada cohesión social que permita a todos a mirar el futuro con esperanza.

La noticia de la reunión de Maduro con el papa se dio a conocer a través de la cuenta de Twitter del ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas.

Maduro fue recibido en la Sala Pablo Sexto de El Vaticano por el Padre Leonardo Sapienza, Prefecto de la Casa Pontíficia. Luego sostuvo una reunión privada con el pontífice, donde recibió bendiciones para la Patria venezolana y realizaron un intercambio de presentes, agregó Villegas en otro tuit.

La escala en El Vaticano, que no fue anunciada con anterioridad, se produjo en medio de la tensión generada por la decisión de las autoridades judiciales y electorales, que la oposición acusa de haber sido controladas por el gobierno. La tensión entre ambas partes inició la semana pasada, tras el bloqueo del proceso que busca activar un referendo para revocar el mandato de Maduro.

El enfrentamiento entre poderes en Venezuela se acrecentó en la víspera, cuando la Asamblea Nacional, controlada por una mayoría opositora, declaró que el gobierno ha dado un golpe de Estado. La oposición ha dicho que, antes de participar en cualquier diálogo formal, el gobierno debe liberar a decenas de opositores que consideran presos políticos y aceptar el referendo.

Los legisladores de la oposición se comprometieron el domingo a enjuiciar a Maduro después de que un tribunal afín al gobierno socialista bloqueara el jueves una campaña de recolección de cerca de cuatro millones de firmas para someter a consulta la salida de Maduro, cuya popularidad ha sido en descenso.

Cualquier campaña para enjuiciar al presidente agravaría aún más la crisis institucional del país, pero posiblemente no prevalecería porque el gobierno controla los tribunales y otras instituciones importantes.

El Tribunal Supremo de Justicia, que la oposición acusa de estar bajo el control del oficialismo, ha respaldado por decreto los poderes especiales para legislar de Maduro, ha limitado las funciones contraloras del Legislativo y ha declarado "nulos" la mayoría de los proyectos de ley aprobados desde enero pasado por la Asamblea Nacional, controlada por la oposición desde las elecciones legislativas de 2015.

En medio de una severa escasez de productos y con la inflación más alta del mundo, 80% de los electores desean la salida de Maduro para este año, según diversas encuestas.