NOTIMEX
31 de marzo de 2017 / 05:24 p.m.

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco visitó por sorpresa la tarde de este viernes el Centro Regional San Alejo–Margarita de Savoia para ciegos en Roma, causando gran estupor entre pacientes y médicos.

Aunque ya concluyó el Jubileo, el año santo durante el cual estaban previstos gestos imprevistos del pontífice hacia los pobres y necesitados, Francisco decidió seguir con los “viernes de la misericordia”, informó la sala de prensa del Vaticano.

Poco antes de las 17:00 horas locales (16:00 GMT), el pontífice llegó acompañado sólo de una pequeña escolta hasta el instituto, que realiza actividades encaminadas a la inclusión social de los no videntes y de las personas con visión disminuida.

En el curso de su visita, el Papa encontró a los pacientes de la estructura, personas con una discapacidad sensorial ligada al uso de la vista, ciegos de nacimiento a consecuencia de graves patologías o algunos con diferentes discapacidades.

Entre ellos destacaron cerca de 50 niños que asisten al centro para recibir una formación especial y 37 ancianos y adultos, residentes fijos del lugar.

A su llegada, el pontífice fue recibido por el presidente del centro, Amedeo Piva, y por el director general, Antonio Organtini, quien también se quedó ciego en el curso de su vida, además de todo el personal médico y voluntario en servicio.

En el curso de su recorrido, Jorge Mario Bergoglio dejó un regalo al instituto y firmó un pergamino para la capilla como recuerdo.
Tras la visita, el Papa Francisco regresó al Vaticano alrededor de las 18:00 horas locales (17:00 GMT).