MILENIO DIGITAL
3 de junio de 2017 / 12:47 p.m.

VATICANO.- El papa Francisco mantuvo un encuentro en el Vaticano con unos 400 niños procedentes de localidades del centro de Italia, las cuales se han visto golpeadas en los últimos meses por diversos sismos.

Los niños son de lugares como Norcia, Cascia, Accumoli, Amatrice, Arquata del Tronto y Acquasanta Terme, situadas en las regiones del Lacio, Las Marcas y Umbría, en el corazón de Italia, que ha sufrido severos daños como consecuencia de los terremotos de diversas magnitudes que desde agosto de 2016 han sucedido en estas zonas.

"Me dicen que tengo que hablar, pero a mí me gusta escuchar", aseguró Jorge Bergoglio, quien sólo pronunció unas pocas palabras de agradecimiento e invitó a los niños a tomar la palabra.

Los pequeños hablaron de temblores de tierra y cómo los vivieron, así como las dificultades de tener que dejar sus casas y colegios para trasladarse de forma provisional a las estructuras que les ha proporcionado el Gobierno hasta que complete la reedificación de sus localidades.

"Hemos vivido momentos difíciles", aseguró un niño al Papa, quien le dio ánimos diciendo: "hay que recuperarse, cuando ocurren estas calamidades uno tiene que volver a levantarse".

"Esto que han vivido es una cosa fea porque es una calamidad (...) y las calamidades hieren el alma, pero el Señor nos ayuda a recuperarnos", señaló el Papa.



pjt