AP
10 de julio de 2015 / 10:01 a.m.

Bolivia.- El papa Francisco llegó el viernes a la cárcel de Palmasola, la más grande y violenta de Bolivia, donde escuchará testimonios de los internos que lo esperaban acompañados de sus hijos en la última jornada por esta nación andina.

Cientos de presos, sus esposas, esposos e hijos le dieron la bienvenida al pontífice, quien besó a los niños y se tomó el tiempo para saludar a la mayor cantidad de reos y familiares en el patio de un pabellón abierto del penal de la localidad de Santa Cruz.

Algunos de los niños portaban globos amarillos y varios adultos levantaron cada uno grandes letras, también amarillas, para formar el mensaje "Bienvenido papa Francisco a Palmasola".

Poco a poco comenzaron a pasar algunos presos para decir algunas palabras.

PAPA FRANCISCO
FOTO: AP
PAPA FRANCISCO
FOTO: AP
PAPA FRANCISCO
FOTO: AP
PAPA FRANCISCO
FOTO: AP
PAPA FRANCISCO
FOTO: AP

"También somos seres humanos", dijo uno de ellos al papa, quien escuchaba sentado y tenía previsto dar después también un mensaje de aliento a los reos.

La reunión con los reos de la cárcel de Palmasola en esta ciudad del oriente boliviano será la penúltima actividad del pontífice.

Después se reunirá con los obispos de la Conferencia Episcopal antes de emprender viaje a Paraguay, última parada de su gira pastoral por tres países sudamericanos que comenzó el pasado domingo en Ecuador.

El miércoles celebró una multitudinaria misa en las calles del centro de la ciudad y sostuvo un emotivo encuentro con líderes indígenas y de movimientos populares del mundo ante los que pidió perdón por los abusos de la Iglesia Católica en la colonización de América.

Sus palabras fueron elogiadas y ovacionadas por casi dos millares de líderes de movimientos sociales, entre ellos el presidente Evo Morales, primer indígena que gobierna Bolivia.