5 de septiembre de 2013 / 03:34 a.m.

Ciudad de México • El secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, advirtió que dejar sin clases a miles de niños en las escuelas, va a despertar un descontento social que reclama que la autoridad actúe con firmeza.

"Y no tengamos duda, la firmeza no va a ser imprudente para no generar problemas mayores, pero va a ser muy clara para aplicar la ley", afirmó el funcionario, en entrevista con Carlos Zúñíga en MILENIO Televisión.

Luego de aprobadas en el Congreso federal las leyes secundarias a la reforma educativa, Chuayffet reconoció que se tiene derecho a la protesta y a la propuesta, pero no a dejar de cumplir con la función de enseñar, lo cual no se va a permitir.

"La ley se va a aplicar en ese sentido, las clases se van a restablecer y no habrá marcha atrás2, sostuvo.

Refirió que desde febrero pasado se han escuchado rumores de que no se concretaría la reforma educativa, de que no se llegarían a tener las tres leyes, pero se ha cumplido todo, paso a paso.

El secretario de Educación Pública dijo que por supuesto existe satisfacción por la aprobación de las leyes secundarias en ambas cámaras legislativas, lo cual es "solo un paso, pero es un paso muy importante" y se seguirá con los demás procesos que esta legislación desencadena.

Emilio Chuayffet destacó que con estas reformas, la SEP recupera "todo", pero en particular que las decisiones en los temas pedagógicos "son solo de la autoridad educativa", lo cual en los últimos 24 años se hacía de manera bilateral con el sindicato del magisterio.

En espera de que la próxima semana el presidente Enrique Peña Nieto promulgue las modificaciones legales en la materia, el funcionario dijo que apenas se detona la reforma educativa y "hay muchísimo que hacer: planes y programas de estudio, tenemos que hacer una revisión integral de los planes y programas desde la educación preescolar hasta la media superior".

Explicó que también se tiene que articular el sistema educativo al sistema productivo para abatir la deserción y hacer que quienes no vayan a las universidades, obtengan empleo con mayor facilidad.

Dijo que la renovación magisterial no se podrá ver antes de 10 años, porque hay que mantener el esfuerzo y convencer a los maestros que todavía no aceptan la reforma, por la vía de la información, "de que no están riesgos sus derechos, pero lo digo claro también: sí están en riesgo los intereses creados, los políticos y los económicos".

Chuayffet consideró que con las nuevas disposiciones aprobadas, "tendrán que acabarse, más que las movilizaciones, porque esas las pueden hacer los dirigentes y los comisionados, la falta de clases".

Y reafirmó que se aplicarán los elementos persuasivos y coactivos para hacer cumplir las leyes.

Redacción