AP
20 de julio de 2017 / 10:00 p.m.

CARACAS. — Calles vacías, centenares de comercios cerrados y personas que pasaron aprietos para transportarse a sus trabajos marcaron la jornada en Venezuela a raíz del paro cívico impulsado por la oposición contra el proceso constituyente, que derivó en protestas violentas y dejaron dos víctimas fatales y nueve heridos.

El Ministerio Público reportó el fallecimiento de Ronney Eloy Tejera de 24 años durante un incidente en que se utilizó arma de fuego cuando un grupo protestaba en un municipio en el estado central de Miranda. Además, confirmó el deceso de Andrés Uzcátegui de 23 durante una protesta en una barriada pobre en el estado de Carabobo, también en el centro.

Durante la jornada al menos nueve personas resultaron heridas en disturbios callejeros.

Paro en Venezuela deja dos muertos
FOTO: REUTERS
Paro en Venezuela deja dos muertos
FOTO: REUTERS
Paro en Venezuela deja dos muertos
FOTO: REUTERS

Con muerte de los dos jóvenes se eleva a 95 el número de fallecidos desde que comenzaron las protestas antigubernamentales hace más de tres meses en la nación petrolera agobiada por una profunda crisis económica.

Con la huelga de 24 horas la oposición procuraba acentuar su presión contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro y su iniciativa para reescribir la carta fundamental del país, para lo cual prepara la elección de una Asamblea Constituyente el 30 de julio.

Maduro, quien se resiste a echar para atrás en su plan constituyente e incluso desafía a las amenazas de sanciones formuladas por el gobierno de Estados Unidos, acusó a la oposición de intentar con el paro “sabotear la vida económica del país".

El jueves muchos venezolanos se vieron afectados por la ausencia de transporte público, uno de los sectores que se sumaron al paro, pero pese a que tuvieron que levantarse más temprano de lo corriente y caminar varias horas a sus lugares de trabajo daban su respaldo a la paralización.

Mientras algunos sindicatos nacionales de trabajadores y transportistas anunciaron su respaldo a la paralización, dirigentes del oficialismo descartaron que los empleados del sector público --cerca de 2,8 millones de personas-- apoyarían la medida.

Las mayores cámaras de empresas, industrias y comercios del país dieron libertad a sus trabajadores para unirse al paro e indicaron que no aplicarían sanciones a los que se ausentaran. Cerca de 10 millones de personas laboran en el sector privado.

El ministro de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, informó temprano que tras una inspección se determinó que las 700 empresas más grandes de producción de alimentos estaban operando en su totalidad.