AP
10 de mayo de 2016 / 07:25 p.m.

PANAMÁ.- Tras recibir certificados de buena salud centenares de migrantes cubanos partieron el martes desde Panamá a Ciudad Juárez con la alegría de acercarse a su destino anhelado: Estados Unidos.

Funcionarios sanitarios llegaron temprano al aeropuerto internacional para dar el visto bueno de salud a los isleños antes de que abordaran el avión que los llevará a esa ciudad mexicana en el segundo día de un nuevo puente aéreo humanitario acordado por los gobiernos de ambos países.

Muchos migrantes, entre ellos niños, padecieron en los albergues construidos en una zona panameña en la frontera con Costa Rica de diversas enfermedades como asma bronquial, alergias, hipertensión, gastritis y dolencias renales, según reportes de la Cruz Roja y las autoridades de Panamá.

Pero para algunos isleños las dificultades sufridas a lo largo de su travesía para llegar a Panamá pasaron a un segundo plano ante la felicidad de emprender el viaje.

"Gracias a Panamá porque nos ha apoyado en esta travesía", dijo una cubana que sólo se identificó como Yanelkis, de 35 años, quien salió hace un año de la isla hacia Ecuador junto a su esposo y dos hijos pequeños.

"Y gracias a Dios porque nos hace falta poco, estamos a las puertas de cumplir nuestro sueño", agregó a The Associated Press.

La cubana dijo que buscaron vivir en Ecuador pero que los problemas económicos los obligaron a salir de ese país sudamericano y emprender la travesía hacia Norteamérica. Aseguró que extraña a los familiares que dejaron en la isla aunque no se arrepiente de haber emprendido el viaje.

Las autoridades informaron que en este nuevo puente aéreo se trasladarán tres mil 800 migrantes cubanos que quedaron varados en albergues temporales del lado panameño debido al cierre del tránsito por tierra impuesto por varios países centroamericanos contra los isleños.

Panamá anunció el lunes que no permitirá más el ingreso de migrantes cubanos y de otras nacionalidades sin documentos.

El flujo migratorio de cubanos data desde hace varios años pero se intensificó después de que Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones tras medio siglo de hostilidades, lo que puso en duda la vigencia de la ley de ajuste cubano de 1961 que facilita la migración de los isleños que ingresan por tierra a territorio estadounidense.

Panamá también enfrenta una crisis por la presencia de centenares de migrantes africanos en su zona limítrofe con Costa Rica. El caso de esos extranjeros, que generalmente tienen como destino Canadá, es mucho más complicado porque ingresan sin ningún tipo de documentos, según las autoridades.