MILENIO DIGITAL 
24 de abril de 2017 / 02:05 p.m.

CHICAGO.- El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, regresó este lunes a la vida pública después de casi tres meses de silencio, para lanzar su nueva actividad: impulsar la participación política de una nueva generación de activistas.

El ex mandatario coordinó un diálogo con líderes jóvenes en la Universidad de Chicago, en la zona donde comenzó su actividad como coordinador comunitario hace unos 30 años.

Obama recibió una ovación al ingresar al auditorio, y desató un coro de carcajadas cuando preguntó a la audiencia: "Entonces, ¿qué estuvo pasando en el país durante mi ausencia?"
Antes de interrogar a un grupo de jóvenes e iniciar el debate, Obama dijo que "la cosa más importante que puedo hacer por este país ahora es preparar una nueva generación de líderes a tomar la iniciativa para tratar de cambiar el mundo".

Aunque evitó cuidadosamente hacer cualquier referencia a su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, o a la actualidad política, Obama deploró la influencia del dinero y de los grupos de interés en la política.

"Nuestra tasa de participación en elecciones es una de las más bajas de todas las democracias. Y estoy convencido que los únicos que pueden resolver ese problema son los jóvenes, la próxima generación", expresó el ex mandatario.

Obama dejó la Casa Blanca el pasado 20 de enero después de ocho años en el gobierno estadunidense, y desde entonces dedicó parte de su tiempo en vacaciones con su esposa, Michelle; jugó un poco al golf y se dedicó a ordenar sus memorias.

Sin embargo, el matrimonio Obama prevé mantener su residencia en Washington por por lo menos dos años, el tiempo que le falta a su hija menor Sasha para terminar la secundaria.

Para el futuro, él y su esposa crearon la Fundación Obama, cuya sede estará en el empobrecido barrio sur de Chicago, precisamente para impulsar la participación política de los más jóvenes.

Obama participará el 25 de mayo en un diálogo público junto a la canciller alemana Ángela Merkel en la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, en ocasión del 500º aniversario de la Reforma Protestante.

En enero, Obama ofreció su último discurso como presidente también en Chicago.

Su primer acto único desde entonces llega pocos días antes de que su sucesor, Donald Trump, cumpla 100 días en el cargo.