9 de febrero de 2013 / 06:14 p.m.

México.- La información que se tiene hasta ahora de lo sucedido en el edificio B2 de Pemex el pasado jueves no es suficiente, aseguró el director de la paraestatal, Emilio Lozoya, y se comprometió, junto con el Presidente de la República, llevar a fondo las investigaciones y conocer la causa.

Lozoya dijo que se encuentran “de luto, pero de pie”. Aseguró que aunque Pemex continúa dolido, está en posición de seguir con sus trabajos con empeño y seguridad.

“En estos 75 años, Pemex ha enfrentado grandes retos y ha vivido momentos difíciles. En no pocas ocasiones ha sido golpeado por la tragedia, pero los petroleros y Petróleos Mexicanos siguen aquí, de pie y cumpliéndole a México”, dijo Lozoya.

Aunque aseguró que los peritajes no dejan lugar a dudas y arrojan acumulación de gas en los sótanos del edificio, dijo que se investigará sobre las causas.

“Hoy sabemos qué fue lo que sucedió el jueves 31 de enero. Se registró una explosión como resultado de la acumulación de gas en los sótanos del edificio B2. Los peritajes no dejan lugar a dudas… Sin embargo, lo que sabemos hasta hoy, desde luego, no es suficiente. Estoy seguro de que muchos de ustedes se preguntan, porque yo me pregunto lo mismo, por qué se produjo la explosión”, dijo Lozoya en su discurso.

Enrique Peña Nieto acudió a la explanada de las oficinas de la petrolera donde rindió un homenaje a las víctimas y reconoció la labor de todos los que participaron en los trabajos de rescate, incluyendo a los gobiernos del DF y el Estado de México.

En presencia del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, y del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, reconoció a los integrantes del ERUM, el Cuerpo de Bomberos, Protección Civil y la Cruz Roja mexicana.

Ocho días después de la explosión en las oficinas de Pemex, el Presidente de la República, el gabinete de seguridad y autoridades de CFE y el IMSS acudieron a la zona para rendir un homenaje a los fallecidos, reconocer a los cuerpos de rescate y a los mismos trabajadores que intervinieron en el salvamento de heridos y cadáveres en el edificio donde ocurrió la explosión.

El único ausente fue el líder del sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps, quien envió a su representante personal para que estuviera en la ceremonia que se notó mucho menos sobria en comparación con los homenajes que se rindieron a los trabajadores en el arranque de la semana.

El Presidente Nieto prometió un apoyo incondicional por parte del gobierno para los heridos y deudos, y aseguró que el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas de la tragedia es trabajar en unidad.

“Estos sucesos nos recuerdan, sin duda, la fragilidad de la condición humana. Son, también, un llamado a redoblar nuestro diario esfuerzo, a aportar toda nuestra capacidad por el bien de nuestras familias, de nuestras comunidades, y que todo ello sea nuestra mayor contribución y aportación a que México sea un mejor país”, dijo.

Vamos a seguir escarbando

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguó que van a seguir escarbando en los sótanos para determinar la causa de la explosión.

Al término del homenaje a las víctimas y decenas de voluntarios que participaron en el rescate del 31 de enero pasado, el encargado de la política interior pidió “paciencia” para dar a conocer lo que provocó la explosión; “estamos en la normalidad de los tiempos”; “vamos poco a poco, paciencia”, reiteró.

Ahí, sostuvo que si bien estos son momentos de luto y dolor entre los mexicanos, también es obligado reconocer que en esta tragedia imperó “la buena coordinación con todos los cuerpos de rescate”.

—¿Cuándo se dará a conocer el resultado final?

—En los próximos días. Debemos ver experiencias internacionales y nos vamos a encontrar con que este tipo de investigaciones tardan dos o tres semanas. Por lo pronto tenemos el dictamen de los peritajes respecto a que no hubo explosivos, pero las causas hay que saberlas y por eso vamos a seguir escarbando, vamos a seguir metiéndonos en los sótanos; por esto tarda, estamos en la normalidad de los tiempos. Y vamos poco a poco, hay que tener paciencia.

MIRIAM CASTILLO Y RODOLFO MONTES