27 de abril de 2013 / 03:49 p.m.

Puerto Príncipe  • Al participar en la quinta Cumbre de Estados Caribeños que se efectúa en Haití, el presidente Enrique Peña Nieto se pronunció por continuar con la ayuda humanitaria para la reconstrucción de esa nación.

El mandatario mexicano se sumó a la propuesta de conformar una unidad gestora de proyectos de la Asociación de Estados del Caribe, como ventanilla única que permita encontrar respaldo para proyectos en infraestructura en la región.

En esa nación, donde el promedio de ingresos es menor a los dos dólares, el Presidente llamó a crear puentes y lazos de cooperación para que se fortalezcan los mecanismos de desarrollo. Con ello, se busca hacer que la región sea más fuerte, aprovechando la desaceleración que tiene el mercado a escala mundial.

Dijo que se deberán concentrar los esfuerzos en la construcción de infraestructura, fortalecimiento del turismo y gestión de proyectos productivos.

"La crisis financiera y la consecuente desaceleración de algunas naciones desarrolladas presentan retos para el crecimiento global, pero también, y esa es la óptica de México, abren oportunidades para las regiones dispuestas a transformarse y así poder lograr un mayor crecimiento, y como consecuencia mayor prosperidad para los pueblos", explicó.

En la inauguración de la sesión plenaria de este organismo regional integrado por 25 naciones —cuya presidencia asume México— el Presidente destacó que la región puede tener una cooperación conjunta, la cual podría hermanarse para encontrar respaldo.

A lo largo de su discurso, destacó, en varias ocasiones, la necesidad de conformar un mismo frente de trabajo y de cooperación entre las naciones para que de manera conjunta la región se fortalezca y tenga un desarrollo conforme a sus capacidades.

"Esta es la más amplia iniciativa de cooperación e integración de la región caribeña. Por ello, el gobierno mexicano ha sido y seguirá siendo un activo promotor desde su fundación (hace 19 años). Para mi país, el mar Caribe no es una frontera que nos divide; por el contrario, es, sin duda, un puente de unidad entre los países que comparten esta región", consideró.

Recordó que los foros de acercamiento han sido múltiples a lo largo del año y que el idóneo es la Cumbre de Estados del Caribe, a la que acudieron los presidentes de Chile, Colombia, Belice, El Salvador y Bahamas.

En esa nación, que aún muestra los daños provocados por el terremoto de enero de 2010 y que dejó al menos 200 mil muertos, Peña Nieto recalcó: "México debe asumir una responsabilidad global para estar en adhesión de las grandes causas de la humanidad. México quiere iniciar este esfuerzo precisamente con los países con quienes compartimos una mayor cercanía, una mayor hermandad y hoy, aquí, he venido a decirles a los países de la región del caribe que México quiere estar presente, acreditarse como hermano de la región, con mayor cooperación y compartiendo las experiencias de éxito para dar mayor desarrollo".

El presidente mexicano también destacó la importancia de que las naciones diversifiquen sus actividades productivas y sus fuentes de ingreso, para tener una mayor estabilidad económica.

En ese sentido, delineó los cinco acuerdos que integran la “Declaración de Haití”: hacer de ésta una región más próspera mediante la mayor competitividad de las naciones que la integran; hacer de ésta una región más incluyente en la que se trabaje de manera focalizada para cerrar las brechas de desigualdad; hacer de ésta una región en la que se apoye y respalde el clima de paz y de respeto a los derechos humanos; tener armonía con el medio ambiente y lograr que el Caribe esté a la altura de los desafíos de la actualidad.

El presidente de México modificó en varias ocasiones la agenda que tenía para esta gira y pospuso el encuentro bilateral con el mandatario de Haití, Michel Joseph Martelly, con lo que únicamente tuvo algunas reuniones informales con algunos mandatarios de la región que estuvieron presentes en el la cumbre.

MIRIAM CASTILLO