28 de abril de 2013 / 04:31 p.m.

Washington • La primera visita que realizará el presidente estadunidense Barack Obama este jueves a México, donde dialogará con su homólogo Enrique Peña Nieto, ocurrirá en medio de un debate intenso sobre el tema de inmigración en Estados Unidos.

El director de la organización pro-inmigrante America´s Voice, Frank Sharry, dijo la semana pasada en una teleconferencia que la reforma migratoria es un asunto "prioritario" en las relaciones bilaterales, como lo han expresado las autoridades mexicanas en numerosas oportunidades.

El anuncio de un proyecto de ley bipartidista en el Senado para la legalización de unos 11 millones de indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos, muestra que Estados Unidos está tomando "seriamente" el tema, agregó.

El embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, sostuvo a mediados de mes en un foro de la Red Nacional Demócrata (NDN) que el encuentro entre ambos mandatarios será oportunidad de "relanzar" la relación bilateral.

El foco de la reunión será "aumentar la competitividad de nuestro espacio económico compartido" que requiere un enfoque integral que incluye asignaturas como migración, facilitación comercial, creación de empleos, innovación y esfuerzos en ciencia y tecnología, adelantó.

La visita de Obama a México y a Costa Rica, del 2 al 4 de mayo, busca fortalecer los lazos culturales, de fraternidad y económicos con su vecino del sur y con los países centroamericanos, informó la Casa Blanca.

"Al presidente le complace la oportunidad de discutir la manera de profundizar la alianza económica y comercial, y consolidar nuestro involucramiento en el amplio abanico de asuntos bilaterales, regionales y globales que conectan a nuestros dos países", apuntó.

Los temas de migración y educación tendrán un rol "importante" en el encuentro, coincidieron por su parte en una reunión en México el subsecretario mexicano para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Sergio Alcocer, y el embajador estadunidense en ese país, Anthony Wayne.

Por su parte, el procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo la semana pasada tras su viaje a México sentirse "orgulloso de fortalecer los lazos de amistad" entre ambos países y otros aliados en América Latina.

En un discurso ante el Fondo Mexicano-Estadunidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), Holder consideró como "esencial" una reforma migratoria que permita la legalización de unos 11 millones de indocumentados al sostener que el sistema actual de inmigración es "disfuncional".

Obama sostuvo la semana pasada un encuentro con empresarios de Estados Unidos para escuchar de diferentes actores opiniones sobre las oportunidades de negocios.

NOTIMEX